Por Camilo Morales
24 marzo, 2022

A veces hay canes que viven en pésimas condiciones en la calle, pero que al parecer están acostumbrados. Ahora Oscar busca una familia que le pueda brindar un hogar.

Muchos perritos que son abandonados tienen que enfrentarse a contextos difíciles para poder sobrevivir. Pero eso también los lleva a acostumbrarse a ciertos tratos y a un entorno que puede ser muy hostil.

Al tener que vivir en la calle los canes comienzan a estructurar su personalidad que puede diferenciarse mucho de algún perrito o mascota de casa. Algunos de ellos son desconfiados o asustadizos cuando tienen que relacionarse con humanos. Mientras que otros, a veces se niegan a dejar las calles.

Lexington-Fayette Animal Control

Eso ocurrió en Kentucky, Estados Unidos, con un perrito que fue encontrado viviendo en un bote de basura que estaba volcado en la calle.

Según información de The Dodo, los vecinos llamaron a los trabajadores del refugio Lexington-Fayette Animal Control para que fueran a rescatar a un perro que llevaba días durmiendo en medio de la basura.

Lexington-Fayette Animal Control

El problema que se presentó fue que, además de que el perro se encontraba en pésimas condiciones, no quería dejar atrás el que había sido su hogar durante mucho tiempo.

Desde el refugio explicaron que “cuando llegó nuestro oficial, este perro dulce pero tímido se acercaba para saludarla, pero luego regresaba rápidamente al bote de basura“.

Lexington-Fayette Animal Control

Además, agregaron que este comportamiento era inusual en un perrito abandonado, ya que muchos de ellos corrían hasta los refugios en donde eran reubicados. En cambio, este can se sentía “seguro y cálido” entre la basura.

Tuvo que pasar un tiempo para que los rescatistas pudieran convencer al perrito, que fue bautizado como Oscar. Para ellos era indispensable que saliera de ese lugar, porque estaba desnutrido y podía contraer enfermedades.

Lexington-Fayette Animal Control

Los trabajadores de la entidad dijeron que el animal estaba tan acostumbrado a estar en la basura que incluso intentaba meterse dentro de los botes de la oficina.

Ahora Oscar, que ya está recuperado y ganó varios kilos de peso, espera poder encontrar una familia que lo acoja y lo quiera. “Oscar es un niño cariñoso que ahora ama la atención y está ansioso por hacer nuevos amigos (…) Podemos prometerle que nunca más tendrá que recurrir a un bote de basura“, cerraron desde el refugio.

Puede interesarte