Por Catalina Maldonado
7 octubre, 2021

En condiciones espantosas y encerrado en una habitación estrecha es como sus dueños tenían viviendo a Ozzy. Con solo tres años de edad, el pasto alemán había sufrido maltrato hasta el rescate de una fundación, quienes ahora interpusieron una demanda a los responsables.

Pese a la conciencia que se ha creado en torno al cuidado animal en estos tiempos, lo cierto es que aún existen miles de mascotas que sufren en manos de las personas incorrectas, quienes no solo no saben cuidarlos, si no que los someten a situaciones que nadie se merece.

Ese es el caso de Ozzy, un pastor alemán de 3 años, quien vivía en condiciones espantosas, encerrado en una habitación estrecha y sucia, cuando fue encontrado por sus rescatistas.

Pixabay

No fueron un par de días, si no un par de meses los que Ozzy vivió encerrado en una habitación de dos metros cuadrados en un almacén en Francia.

Según sus rescatistas, la Fundación 30 Millions d’Amis, el único consuelo que este pastor alemán tenía era un colchón sucio y un hueso viejo para roer de alimento. 

Una vez que lo sacaron de ese lugar, hicieron un informe de su estado de salud, y en ese momento este perrito pesaba 10 kilos por debajo de su peso normal, su cuerpo estaba cubierto de pulgas y tuvo que ser hospitalizado por varios días.

El pobre animal estaba muy asustado, probablemente por las palizas que presuntamente sufrió, según varios testigos: “Ozzy no está debidamente socializado, ni con humanos, ni con otros animales”, dijo el veterinario que la examinó.

Fundación 30 Millions d’Amis

Sin embargo, su comportamiento parece mejorar a medida que gana confianza: “¡Una señal de mejoría, está particularmente interesado en golosinas y juguetes!”.

Actualmente, Ozzy recuperó el apetito y está listo para que una familia amorosa le permita pasar el invierno con el calor del amor.

Por otro lado, la fundación presentó una denuncia por actos de crueldad y graves abusos, debido a las malas condiciones en las que tuvieron a su perro todo ese tiempo.

Nadie merece vivir así, por eso debe ser castigado. 

Puede interesarte