Por Antonio Rosselot
15 marzo, 2021

Boomer vivió sus 2 primeros años de edad afuera de un banco en Houston (EE.UU), donde fue maltratado e incluso disparado por los vecinos. Por lo mismo, no sorprende que se lo haya pensado más de una vez cuando Samantha, su rescatista, lo invitó a entrar al calor de su hogar.

Prepárense para explotar de ternura y pena a la vez. No, no es nada terrible, al contrario, pero la situación de este pequeño perrito llamado Boomer es realmente emocionante.

Resulta que Boomer fue rescatado junto a otros tres perros callejeros más. Todos vivían a las afueras de un banco en Houston (Texas, EE.UU) y generalmente eran objeto de burla y graves maltratos para los transeúntes del sector. Cuando lo rescataron, vieron que tenía un fémur roto y una bala alojada en sus costillas.

Samantha Zimmer

“Recogimos a dos de ellos un día y tuvimos que volver el siguiente para atrapar a Boomer. Era demasiado tímido como para acercarse a nosotros. Los vecinos del área adoran usar a los perros como blanco, o incluso les disparan por meterse en la basura”.

—Samantha Zimmer, del centro de rescate animal Lola’s Lucky Day, al Daily Mail

Samantha se llevó a Boomer a su casa en febrero pasado y lo instaló en su garaje durante dos semanas, para que se acostumbrara a la vida de hogar. Después de este lapso, comenzó a entrarlo a casa con la ayuda de su novio George, y así ir trabajando su confianza hacia los humanos.

Samantha Zimmer

Pero uno de estos días, Boomer se puso en el marco de la puerta de entrada e hizo el amago de entrar a la casa. Samantha lo comenzó a filmar porque quería ver si él era capaz de hacerlo por su cuenta, pero la escena resultó ser un poco inquietante.

Como Boomer había pasado sus 2 años de vida al aire libre y viviendo en la calle, al principio le dio mucho miedo ingresar a su hogar, incluso con Samantha llamándolo y diciéndole que todo estaría bien. Se le veía algo confundido con el concepto de la puerta de entrada y los lugares cerrados, “tocando” con su patita el umbral entre afuera y adentro.

Samantha Zimmer

La familia de Samantha se une a la misión y lo llama para que se atreva a entrar a casa, y Boomer se anima. Apenas da unos pasos en el piso de madera e, inseguro, sale nuevamente a la intemperie.

De acuerdo a Samantha Zimmer, el perrito está ganando cada vez más confianza con el paso del tiempo y será llevado a un centro especial para rescatados en tres meses más, cosa de prepararlo para su adopción definitiva.

Esperemos que una vez que Boomer tenga su casa definitiva, su confianza y relación con los humanos ya esté más trabajada. Ningún animal debería estar asustado de entrar al calor de un hogar.

Puede interesarte