A causa de una infección, el amo de Mandraque fue llevado al hospital, y lejos de querer esperarlo en casa, este fiel can caminó hasta la sala de urgencias y lo acompañó hasta que fue dado de alta. “Todo el equipo de salud se conmovió”, dijo el médico que los recibió.

Cuando las mascotas se sienten amadas y protegidas por sus dueños, dan la vida por sus dueños. Son los primeros en protegernos cuando consideran que estamos en peligro y nos acompañan incondicionalmente. Sin embargo, un perrito demostró que se puede llegar muy lejos por amor. 

A través de redes sociales, se dio a conocer el caso de un perrito llamado Mandraque que siguió a su dueño al hospital, lo acompañó en la sala de espera y se fue con él de vuelta una vez que todo había mejorado. 

Facebook @jackiegsd

El Dr. Igor Paiva Dias y sus colegas de un hospital en Brasil fueron testigos de la lealtad de este perro, pues el can no se separó de su dueño desde el mismo instante en que fue traslado en ambulancia a causa de una infección y permaneció en el hospital aguardando fielmente por su mejor amigo.

Según indicó el Dr. Dias, el perrito caminó poco más de 8 kilómetros detrás de una ambulancia, y se negaba a abandonar las instalaciones médicas y alejarse de su ser querido.

Sin embargo, de acuerdo a las políticas del hospital, el ingreso de los animales de compañía no está permitido, pero al ver a Mandraque y su muestra de lealtad, el personal del centro médico decidió intervenir, así que, cuando su dueño estuvo estable, decidieron bajarlo hasta el lugar donde se encontraba su perro.

“En el momento en que el perro vio a su dueño en la camilla, inmediatamente saltó y comenzó a lamerlo y besarlo”, describió el médico a The Dodo.

Facebook @jackiegsd

Si bien estuvieron varias horas en el hospital, finalmente el dueño de Mandraque fue dado de alta y trasladado a su hogar en la misma ambulancia, y por supuesto, el perrito no se separó de su ser querido en ningún instante. 

“[Mandraque] no quería subirse a la ambulancia, por lo que le indicaron al conductor que fuera a baja velocidad para que el perro pudiera seguir. Llegaron a casa sanos y salvos”, recuerda el Dr. Dias.

Facebook @jackiegsd

Para este médico, la reacción y la lealtad de este perro fiel es algo que no olvidará fácilmente, atender a su paciente y luego ver a su mascota aliviada de poder regresar juntos a casa fue una experiencia que lo hizo muy feliz. “Sin duda, fue muy emotivo. Todo el equipo de salud se conmovió”, finalizó.

Puede interesarte