Por Cristofer García
1 abril, 2021

“Lo extrañaba mucho. Para mí, era lo mismo que faltara un miembro de la familia”, manifestó Pawel Kaluziak al reencontrarse con su golden retriever.

La parte favorita del día para los perros suelen ser los paseos y la hora de juego. Aman tener la libertad de correr, oler, y andar sin ataduras, pero en ocasiones pueden meterse en problemas al no tomar en consideración las consecuencias de los lugares en los que se meten.

Esos problemas los vivió Pawel Kaluziak y su golden retriever Gucio. Este hombre de Polonia salió a pasear con su canino como siempre suele hacer, pero no todo resultó como de costumbre.

Pawel Kaluziak

Al confiar en su amigo peludo, suele dejarlo correr un poco sin correa, porque siempre regresa y no se aleja demasiado, pero esta vez fue diferente. Gucio se perdió, por más que Pawel lo buscaba por todos lados en esta zona boscosa cerca de su casa, no veía rastro de él.

“Siempre vuelve cuando lo llamo. Pero cuando llamé su nombre, Gucio no regresó“, dijo Kaluziak a The Dodo.

Pawel Kaluziak

Las horas de búsqueda se transformaron en semanas sin saber nada de su mascota, pero no se daba por vencido y le pidió ayuda a los vecinos. “Nunca perdí la esperanza de encontrar a Gucio. Pero pasó tanto tiempo sin saber de él”, expresó Kaluziak.

Pasó más de un mes hasta que hubo noticias de Gucio. Cuando un hombre caminaba por la misma zona con su perro Diego, de raza Jack Russell terrier, encontraron a Gucio gracias a la curiosidad del cachorro.

Pawel Kaluziak

Diego sintió algo y comenzó a jalar de su correa hasta llegar a un agujero profundo donde estaba el golden retriever en un estado precario. Lo encontraron en el momento justo para salvarle la vida.

Al llevarlo a su casa, su esposa reconoció al peludo como el perro desaparecido y se comunicó con Pawel. “Al principio, no lo creía. Cuando fui a su casa y vi a Gucio, comencé a temblar. Caí de rodillas y lo abracé. Fue el día más feliz de mi vida”, dijo Pawel.

Wyszedl Z Domu

Gucio estuvo 32 días atrapado en este agujero y pudo sobrevivir gracias a la nieve derretida, de la cual podía beber. “Lo extrañaba mucho. Para mí, era lo mismo que faltara un miembro de la familia”, manifestó su dueño.

Pawel Kaluziak

Lo siguiente que hizo Pawel fue organizar un encuentro en Gucio y Diego, su perro rescatista, para que jugaran juntos.

Puede interesarte