Por Daniela Morano
10 abril, 2019

Sus antiguos dueños no se preocupaban por él y dejaron que se deteriorara hasta que alguien se percató de su presencia en la casa.

No toda la gente trata a los animales con el respeto que se merecen. Por el simple hecho de ser seres vivos uno pensaría que la gente les tiene algo de cariño o aunque sea un mínimo de respeto, pero no. Muchos los tratan como si fuesen objetos que pueden maltratarse o abandonarse como si nada, como si no sufrieran.

Hace un tiempo atrás, Victok Larkhill y su equipo de rescate recibieron una llamada que los dejó en shock. Un perro abusado por sus dueños había vivido toda su vida en una especie de calabozo, sin comida ni luz natural.

Viktor Larkhill
Viktor Larkhill

En su mirada era evidente que estaba sufriendo, al mismo tiempo que luchaba por mantenerse vivo. Los rescatistas y veterinarios lo sacaron de ese tétrico lugar y lo llevaron a un refugio donde en tan sólo 6 semanas, su pelaje comenzó a crecer nuevamente.

Viktor Larkhill
Viktor Larkhill

Debieron examinar con cuidado sus heridas, muchas que habían sido ocasionadas por el maltrato al que era sometido a diario. Una operación a una de sus patas fue necesaria pues estaba quebrada, y temblaba cada vez que alguien se acercaba.

Toby el perrito puede que haya sufrido mucho durante toda su vida, pero su espíritu es inquebrantable. Así lo demostró todo ese tiempo, hasta el día en que fue llevado donde su nueva familia. Lo recibieron con brazos abiertos, dándole la bienvenida junto a su nuevo hermano canino que también lo esperaba.

A pesar de la tristeza en su mirada, con la ayuda y amor de su familia esperemos que pronto pueda superar esa horrible vida pasada.

Puede interesarte