Por Antonio Rosselot
22 mayo, 2020

En su época de cachorros, Monty y Rosie siempre estaban juntos, sin despegarse en ningún momento. No supieron nada más del otro después de que adoptaran a Monty, pero el azar los unió en un día cualquiera después de 10 meses. ¿La reacción de ambos? Es cosa de ver las fotos.

Todos quienes tienen perros, saben que es fácil verlos emocionados cuando se cruzan con otras mascotas en la calle, o donde sea. Se estimulan, intrusean, juegan, se huelen…es un mundo de interacciones que rara vez podremos entender.

Pero una cosa es toparse con un perro aleatorio y otra bien distinta es encontrarse con el hermano biológico de tu mascota; en ese caso, la reacción de emoción sí se entiende y pueden darse bellas situaciones como ésta.

Monty y Rosie, caniches de color negro y blanco respectivamente, nacieron en la misma camada en junio del año pasado. Si bien eran seis cachorritos en total, Monty y Rosie siempre demostraron ser más cercanos que el resto: estaban siempre juntos, incluso desde su edad más temprana.

Susan Killip

Luego de un tiempo, en el que los perritos ya estuvieron listos para ser dados en adopción, Monty fue adoptado por unos amigos de Susan Killip, dueña de Rosie, y los caniches no se volvieron a ver en un buen rato… hasta hace unos días.

En las redes sociales trascendieron fotos del reencuentro de Monty y Rosie, que se toparon casualmente en uno de sus paseos cotidianos. La imagen vale más que cualquier palabra: al verse, se fundieron en un divertido y tierno abrazo que dio la vuelta al mundo.

Susan Killip

Libby Pincher (@libpincher) fue la encargada de publicar un tuit con las fotos, acompañadas de una captura de pantalla en donde su padre le explica la situación. Ella, derretida de ternura, no pudo hacer más que compartirla en el ciberespacio. El mensaje de su padre decía así:

«Dave estaba paseando a su perro y había una pareja paseando justo en dirección contraria con una versión en blanco de su perro. Resulta que ambos son un macho y una hembra de la misma camada, pero en vez de ponerse a juguetear como lo hacen con otros perros, miren esto»

El tuit acumula más de 900 mil «Me gusta» desde su publicación, y la gente comentaba lo increíble que era que ambos se reconocieran después de tanto tiempo.

Susan Killip

Sin embargo, la ciencia dice no estar segura de que los perros tengan la capacidad de identificar a sus familiares con esa facilidad.

«Los perros de la misma raza generalmente gravitan hacia sí mismos, así que no es posible saberlo. Lo que sí sabemos es que un perro puede retener el aroma de otro perro por un buen rato, por lo que en caso de topárselo después de un tiempo, éste podría tener un olor confortable y familiar. Ahora, si el perro lo está asociando a una conexión familiar… eso nunca lo sabremos a ciencia cierta».

Tufts University

Aunque en el fondo de nuestro corazón, sabemos que se reconocieron como hermanos: miren ese abrazo, por favor…

Puede interesarte