Por Alejandro Basulto
26 junio, 2020

Apenas vio a su dueño en la camilla, avanzó emocionado hacia él.

Los perros son conocidos por su amabilidad, espíritu juguetón y por sobre todo por su lealtad. De hecho, esta última virtud que tienen, les ha identificado históricamente, habiendo acompañados a los humanos desde su primeros pasos y civilizaciones hasta la época contemporánea que hoy vivimos. Pero estos canes no solo son motivados por una fidelidad a toda prueba, sino que también, por el cariño que sienten por sus dueños. Amor que les ha permitido protagonizar diversos hechos conmovedores, que son capaces de enternecer a cualquiera.

@atr_ahre / Twitter

Y el can de esta historia, sí que es una gran ejemplo de la lealtad y el amor hacia los humanos que caracteriza a su especie. Debido a que este perrito blanco con una mirada triste al principio del video, se emocionó como pocas veces se ha podido observar, cuando vio salir a su humano en una camilla tras haber estado presumiblemente hospitalizado.

@atr_ahre / Twitter

Este pequeño canino se encontraba acompañado de un sujeto y cuando vio a quien más quería, acostado y siendo llevado por los trabajadores de la salud, su cola no paró de moverse. Era su humano querido.

@atr_ahre / Twitter

Pero posiblemente, lo más tierno y conmovedor vino después, cuando su humano, trasladado en una camilla, fue subido a una ambulancia. Ahí este blanco can no se aguantó, y subiéndose al vehículo primero, pasó después a apoyarse en la camilla para posteriormente acomodarse encima de las piernas de su querido dueño. Estaba feliz de estar con él. Quién sabe cuánto tiempo estuvieron distanciados, pero por fin en ese momento podía estar a su lado.

@atr_ahre / Twitter

No hay dudas de que este perro siente un amor totalmente desinteresado y fiel hacia su humano, que en el momento más triste en que fue puesto a prueba, terminó demostrando ser gigantesco. Tanto, que ni la persona que lo acompañaba ni los trabajadores de la salud, se atrevieron a detenerlo cuando fue a subirse donde se encontraba su dueño. No aguantó estar más tiempo lejos de él, y ahora solo quería estar a su lado sin importar lo que ocurriera.

El video a continuación, que no puede ser más conmovedor:

Imposible no llorar al verlo…

Puede interesarte