Por Luis Aranguren
25 noviembre, 2021

Una rara enfermedad hizo que le extirparan los globos oculares, creían que por su edad y condición no lo adoptarían. Por fortuna, estaban equivocados.

Adoptar un perro es un acto de bondad, en donde colocamos la necesidad del perro o gato por encima de nuestro deseo de tener una mascota. Sin duda, estas personas merecen el cielo porque comprenden lo importante de sus actos y cómo cambian una vida llevando a un ser vivo a sus hogares.

Esta es la historia de Rusty, un perro que tuvo una segunda oportunidad pese a su condición y es que a este can le faltan los dos ojos.

Facebook / Humane Animal Rescue of Pittsburgh

Este beagle tenía una “luxación posterior de la lente”, lo que en resumen le hacía perder la vista y además le producía una inflamación dolorosa. Fue por esto que en el Humane Animal Rescue de Pittsburgh decidieron extirpar la vista y coserle los párpados.

Ellos lo colocarían en adopción y aunque supieran que esto haría más difícil el proceso, al menos las personas sabrían a qué se afrontarían.

Cabe resaltar que Rusty es un perro mayor, tiene 9 años de edad y ahora necesitaba más atención que antes, pero es un afortunado. Resulta que Darrell Chulack y su familia fueron a visitarlo tras verlo en Facebook, la hija lo quería, así que fueron a verlo rápidamente.

La conexión fue inmediata, tanto que después de compartir un momento, decidieron que era el perro perfecto para llevarse a casa.

Facebook / Humane Animal Rescue of Pittsburgh

“Él se acercó y comenzó a lamerme los dedos y meneaba la cola. Derritió mi corazón. Se me llenaron los ojos de lágrimas cuando lo vi en su perrera (…) Rusty entró en la habitación con mi hija y yo, me tumbé en el suelo y me acosté allí con él por 15 minutos y nunca se apartó de mi lado. La razón por la que adopté a Rusty fue que ya tenía suficiente dolor y pena en su vida. Era un perro mayor con una discapacidad y mi corazón no me permitía dejarlo allí”.

–Darrell Chulack contó a Newsweek

Lamentablemente Rusty no tuvo suerte de ser adoptado en el pasado, a pesar de tener un buen comportamiento y ser muy amoroso, la edad era un factor importante para quienes lo veían. Pero eso no será más una preocupación, porque lo cuidarán con todo el amor que se merece.

Facebook / Humane Animal Rescue of Pittsburgh

Como es viejo, será de esos a los que le gusta dar y recibir caricias, no necesita ver porque podrá sentirse querido lo que le reste de vida.

Puede interesarte