Por Daniela Morano
9 octubre, 2018

Todos los jugadores se vieron obligados a perseguirlo, mientras el perro saltaba por la cancha, dispuesto a ser el número 12.

Los perros, como nosotros los humanos, claramente disfrutan de jugar y correr, poniendo en marcha su cuerpo y entrenando sus patas. Si bien las personas tienden a hacerlo para tener un buen estado físico, los perros no. Su única motivación son sus instintos, que los llevan hasta donde sean capaces de llegar con tal de jugar y recibir cariño y comida.

Y este labrador no tuvo mejor idea que interrumpir un partido de fútbol para conseguir la compañía que no tiene en la calle junto a otros amigos de la pandilla.

Como si este fuese el jardín de su casa, este labrador ingresó a la cancha mientras un partido profesional se llevaba a cabo en Georgia. Los jugadores en un principio lo ignoran, pero después se dan cuenta que el buen chico no estará con ellos un par de segundos, sino que planea quedarse todo el partido.

Entonces comenzaron a correr detrás de él para atraparlo y este salta y corre lejos, sin percatarse de que su plan era sacarlo de la cancha, no jugar con él.

RT español
RT español

Incluso en un momento se acomoda sobre su espalda y demanda caricias en su pancita.

Eventualmente dos paramédicos ingresan a la cancha para tomarlo de dos patas, tal cual un delincuente. Pero el labrador está demasiado decidido en continuar con su show.

Al menos parece que le agradó uno de los jugadores, quien logró convencerlo de salir de la cancha.

Puede interesarte