Por Macarena Faunes
5 noviembre, 2019

Calvin siempre mostró alegría en sus ojos, a pesar de estar deshidratado, desnutrido y padecer una grave condición a su pelaje.

Todos merecemos una segunda oportunidad de vida. Puede que las cosas no hayan resultado como uno quería y nos veamos envueltos en una depresión de la que es difícil salir, pero con la ayuda de tus seres queridos, esto será más fácil. Si no cuentas con nadie, no te preocupes. Siempre habrá alguien dispuesto a darte una mano.

Calvin era un perro callejero que no tenía muchas expectativas de vida. Desnutrido, deshidratado y con un grave problema a la piel, el sabueso luchaba por tener un día más en este mundo. Su mirada pedía a gritos que alguien lo sacara de la miseria en la que vivía. Sus suplicas fueron escuchadas.

20 Minutos

El perrito fue abandonado en el refugio Chiripaina, en Guareña, España, ya con esta extraña enfermedad a su dermis. Necesitaba de cuidados especiales para poder sanar, pero al personal no le importaba lo que le sucedía. Estaba abandonado a su suerte en el hostil lugar.

20 Minutos

Una pareja lo adoptó para curarlo y darle cobijo en su hogar. Era un cachorro que apenas comenzaba a vivir. Estaban convencidos de que él merecía una estadía plena y feliz en este mundo, informó el sitio 20 Minutos.

20 Minutos

«Calvin tiene muchas ganas de vivir, cuando estás a su lado sientes su energía y su vitalidad. Es sólo un cachorro que como otros muchos pobres ha tenido la desgracia de caer en manos de un asqueroso. En esta vida solo ha conocido sufrimientos».

-Pareja que lo adoptó a 20 Minutos-

20 Minutos

Calvin estaba en tan mal estado cuando lo encontraron, que hicieron un gran trabajo para mantenerlo con vida. Recibió un extremo cuidado para sanar sus heridas.

20 Minutos

«Tenía mucho frío, casi sin fuerzas para mantenerse en pie. Su piel estaba seca y sin pelo. Tenía muchas heridas, pero sus ojitos siempre estaban alegres a pesar de todo».

-Pareja que lo adoptó a 20 Minutos-

20 Minutos

Después de unos meses, Calvin se recuperó al 100%. Es feliz junto a la familia que creyó en él. Juega con sus dueños y con su hermano perruno. Su vida dio un giro en 180 grados.

20 Minutos

Cuando todo parece perdido, se enciende una luz de esperanza. La lección que rescato de Calvin, es jamás perder la fe. Nunca sabrás cuándo los milagros suceden. Felicito a estos enamorados por su nombre acción.

 

Puede interesarte