Por Luis Lizama
29 julio, 2020

Los animales suelen ser los olvidados en los desastres naturales, porque todos prefieren salvar sus bienes materiales. Sin embargo, muchos dejan de lado los objetos y les dan una mano, o una patita.

El huracán Hanna azotó hace algunos días al norte Atlántico de México. Causó grandes pérdidas materiales y también humanas, cuantiosos daños como dicen algunos. Hace algunos días informábamos sobre una familia que, olvidando sus pertenencias, decidió rescatar cachorros en una tina, tal como el protagonista de esta historia.

Este viejo perro, que al parecer vivía en las calles, no fue olvidado. Un valiente soldado mexicano decidió lanzarse a las aguas y rescatarlo, porque su vida vale tanto como la de cualquier otro.  No lo dejó atrás, no lo merecía.

La imagen está dando la vuelta al mundo, en un registro que muestra al humano feliz de ayudar al can, mientras este todavía sigue con rostro de preocupación. No era para menos.

Twitter Loba Indomable

Según medios locales, el hecho ocurrió en la localidad de Reynosa, donde el huracán pegó con fuerza. A pesar de los grandes desastres, no todos los registros han sido triste. Hay otros, como este, que son esperanzadores, que nos devuelven la fe en la humanidad.

El bondadoso soldado fotografiado se sostiene de una embarcación, mientras el perrito sigue con miedo, pero sabiendo que fue ayudado, que todo estará mejor y que fue solo un susto.

Imagen referencial inundación – Pixabay

Se viralizó a través de redes sociales, donde miles de usuarios comentaron y felicitaron al profesional, que demostró no es necesario cargar un arma para ser valioso. 

Junto a esta imagen, hay otras dando vueltas, como la de la familia que rescató cachorros en una tina.

Así como este militar, también otras personas se vieron obligadas a tomar acciones, ya sea para rescatar personas, bienes materiales o animalitos. Hanna causó estragos, que afortunadamente ya acabaron.

En momentos complejos se ven las prioridades de las personas.

Los perros y otros animales difícilmente puedan salvarse por sí solos, pues son seres inocentes, que no conocen la maldad ni dimensionan los daños. Este militar entendió todo lo que había que hacer, por eso se ganó el aplauso de todo el mundo.

Puede interesarte