Por Lucas Rodríguez
15 octubre, 2020

El hombre de la milicia peruana está entrenado para ser recto y cumplir con sus tareas. Pero nadie le va a reprochar mostrar un poco de compasión por un pequeño peludo.

Dado que ya han pasado bastante tiempo entre nosotros, los perros ya se han acostumbrado a que la gran mayoría de las personas (siempre habrá un pequeño porcentaje con problemas mentales que les mostraran crueldad) tendrán un espacio en su corazón disponible para un perrito que ande en busca de cariños. Especialmente en las ciudades de Latinoamérica, donde es común convivir con perros como parte de nuestros día a día, no es raro que si salimos a caminar o nos desplazamos de un lugar a otro, nos topemos con compañeros caninos en busca de un momento de nuestro cariño y compasión. 

TikTok: Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Estos sentimientos pueden aflorar en quien sea, se trate de un médico, un albañil, una profesora o incluso un soldado, como lo mostró un TikTok que está derritiendo los corazones de todos, además de poniendo en duda uno que otro prejuicio sobre la personalidad y dedicación a su deber de las personas empleadas en las fuerzas armadas. 

TikTok: Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

El video muestra una escena que todos hemos visto antes, solo que con un giro que no vemos todos los días. Es un perrito que se acerca a una persona, en busca de algo de cariño. El pequeño se restriega contra la pierna del hombre, quien de primera reacción, lo ignora. La historia podría haber quedado ahí, dando paso para todos quienes lo vieron sitúan de inmediato los roles de bueno y malo de la historia, pero este perrito sabía más que nosotros. 

TikTok: Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Insistiendo un poco, y siguiéndolo cuando se aleja ligeramente de su puesto, el perro consigue lo que buscaba: el soldado baja su mano y le dedica un par de caricias. Encantando, el perro declara que tuvo razón y que encontró un nuevo amigo. El resto del video lo pasa al costado de su nuevo compañero, acompañándolo en sus tareas de vigilancia y mantención de puestos. 

El video asegura que el soldado hizo lo que pudo para llevarse con él a su nuevo amigo, pero que en el cuartel tienen estrictas reglas sobre adoptar cachorros. No porque tengan algo en contra de los perros ni nada, sino porque los soldados ya han llegado en tantas ocasiones con otros perritos, que ya se han encontrado en momentos con más mascotas de las que podían manejar. Es un inesperado giro que nos hace pensar en que no importa lo que haga una persona, la bondad y compasión por los animales es una llama que nunca se extinguirá.

 

Puede interesarte