Por Camilo Fernández
5 julio, 2018

Antes ella tenía cáncer y ahora es él.

La vida de este perrito debiera ser una película. Primero él fue quien acompañó a su dueña durante su tratamiento de cáncer y luego ella fue quien lo acompañó a él durante el suyo. Spike es la mascota ideal que ha resistido de todo para alcanzar acompañar al altar a su humana. 

Trisha Ann Photography

Jamie Gehrlich y su esposo Jason de Ohio cuentan que están junto a Spike desde 2007 y lo describen como el mejor perro que han tenido. Él ha sido su guardián desde el primer día.

En 2016, Jamie fue diagnosticada con dos tipos de cáncer cervical, uno de células escamosas y otro de adenocacinoma. Tenerlos ambos al mismo tiempo es muy raro, por lo que la pareja estaba muy asustada.

“En el momento en que me enteré llamé a Jason y llegó a casa temprano del trabajo. Jason, yo y Spike nos tumbamos un rato en la cama. Jason nos sostenía a mí y a Spike tan cerca de mí como él podía acurrucarse frente a él en la cama”, relata según consigna Daily Mail.

Trisha Ann Photography

Según Jamie, el perro sabía que algo andaba mal y él podía adivinar que era cáncer. Después del diagnóstico, el can la empezó a seguir a cada pieza sin dejarla sola. “O este perro se está muriendo o lo estoy porque no me deja en paz”.

Cuando se operó, la mujer tuvo que dormir en el sofá, porque su cama le quedaba muy alta. Durante todo ese tiempo, Spike estuvo ahí. 

Trisha Ann Photography

En 2017, la historia empezó a mutar. Mientras ella mejoraba, ahora el perro era quien se enfermó. Un tumor en su vejiga.

“Cuando llegó el veterinario con esta noticia devastadora, nuestro corazón estaba roto”, dijo Jamie. “Mi pobre hombre estaba enfermo y me dijeron que no había nada que pudiéramos hacer. Pude ver la devastación en la cara de Jason y solo recuerdo haber pensado: ‘Todavía no estoy lista. No sé si podría hacer esto‘”.

Salvar a Spike se volvió prácticamente imposible. Debido a la posición del tumor no se podía operar y la única solución era darle pastillas de “quimio” para perros. En ese tiempo, a la mascota le quedaban solo 2 meses de vida. 

Trisha Ann Photography

Afortunadamente, Spike logró llegar a la boda.

“Solo quería que Spike fuera parte de nuestro gran día”, dijo Jamie. “Quería que todos pudieran verlo exhibir sus cosas y que consiguiera un último gran día antes de lo que podría ser su último. No podía imaginar que Spike no estuviera allí con nosotros ese día. Nos habríamos quedado triturados, ya que él ha sido como nuestro hijo”.

Trisha Ann Photography

Spike todavía resiste y sus dueños tienen claro que el día que deje de existir van a estar devastados, pero alegres de que hicieron todo por él y él todo por ellos.

Puede interesarte