Por Constanza Suárez
7 enero, 2019

Benton desilusionó a sus dueños con sus habilidades de vigilancia, pero al menos tiene un gran corazón.

Si tienes un perro, entonces probablemente esperas que además de ser tu fiel compañero de aventuras, sea una especie de guardián en tu hogar y la cuide de posibles peligros. No importa si es grande o pequeño, sus ladridos podrían ser suficientes.

Eso pensó Lynn Sarver haría su perro, pero al parecer el corazón generoso de este animalito era más grande que sus ansias de atacar.

A simple vista Benton, un mastín sudafricano de 55 kilogramos, no es el tipo de perro que te quieres encontrar si es que se te ocurriera invadir la casa de un extraño. Afortunadamente, para el hombre que decidió hacerlo en la casa de Lynn en Wisconsin, Estados Unidos, el perrito quiso acogerlo en las primeras horas de este nuevo año.

A las 5.15 de la mañana, Lynn descubrió al hombre que yacía junto a su perro, cubierto con la manta del animal. En un principio pensó que era su hijo de 21 años. “Estaba oscuro en la casa en ese momento”, dijo a ABC News.

ABC NEWS

«Tenía el pelo oscuro como mi hijo, de tamaño similar. Luego me acerqué un poco más y me di cuenta de que no era él», añadió.

Comprensiblemente alarmada, fue hasta la cocina y llamó a la policía. Pero cuando llegaron y lo despertaron, supo que era un hombre que vivía a dos casas, que había entrado por error en la casa, presumiblemente muy borracho. «Fue cooperativo y se disculpó. Realmente no hizo nada malo, aparte de ir a la casa equivocada», dijo Lynn a Inside Edition.

Como tal, la mujer decidió no presentar cargos.

ABC NEWS

Mira el video:

Lynn también decidió perdonar a su perro de tres años por sus pobres habilidades de vigilancia. Aunque dijo que Benton es muy inteligente y se dio cuenta de que el hombre no era una amenaza, y por eso no hizo nada.

De cualquier manera, ¿quién podría estar enojado con ese tierno perrito?

Puede interesarte