Por Catalina Maldonado
21 julio, 2020

Cuando familiares llevaban el cajón al interior de una carroza, el can llamado ‘Colo’ se subió y se despidió del que fue su compañero por más de siete años.

El coronavirus ha separado muchas vidas, se llevado a miles de personas y cada familia lamenta que un ser querido haya dejado este mundo producto de la enfermedad. Pero no solo son los humanos quienes sufren esta tragedia, porque sus mascotas también sufren sus partidas. 

Así quedó demostrado cuando un hombre en Perú falleció producto de COVID-19 y su perro subió al ataúd en que lo llevaban porque no se pudo resistir ante la partida de su querido amo. 

América TV

El hecho ocurrió en la ciudad peruana de Talara donde Fran Quevedo vivía junto a su dálmata durante siete años, donde ambos mantenían una relación muy cercana y es que el perro se había convertido en su fiel amigo.

Por eso, cuando la familia tuvo que despedir a Quevedo tras su lucha contra el coronavirus, su querido perro ‘Colo’ no podía faltar. Pero fue tanta la emoción que el can sintió, que subió al cajón y se despidió de su compañero.

América TV

“Cuando abrieron el vehículo, el perrito no aguantó más e ingresó. Luego se subió féretro. Lo olfateaba y no quería bajarse de allí”, comentó una pariente del fallecido.

Fue tanta la necesidad de estar junto a su dueño que los familiares tuvieron que retener a ‘Colo’ para poder continuar con el entierro y es que según contaron, ellos eran inseparables durante todos los años que estuvieron juntos.

“Lo acompañaba hasta lo último. Lo han tenido que sostener hasta que el féretro ingrese a la fosa”, indicaron los familiares a América TV.

Según la fuente, la familia será quien se hará cargo de la mascota desde ahora y que tendrá que ser muy bien acompañado tras la tristeza que ha sentido por la partida de su dueño.

El amor de una mascota será de los más fuertes que jamás conoceremos y con estos actos queda demostrado.

Puede interesarte