Por Luis Aranguren
3 junio, 2021

Estuvo dos semanas en un centro médico por un ataque de nervios, algo que no mejoró al saber que le habían quitado a su mejor amigo.

Para algunas personas los perros forman parte de su familia, son seres queridos invaluables que cuidan y aprecian por lo agradable de su compañía. Lamentablemente en la actualidad hay lugares a los que aún no pueden entrar con sus dueños, pues parece que fueran una molestia.

Tal es el caso de hospitales o restaurantes, que solo serían un lugar mejor en caso de haber mascotas que por supuesto estén educadas.

New York Post

De este modo, evitaríamos problemas como el de Denise McCurrie, una mujer a la que le dieron su perro en adopción solo por estar hospitalizada y no tener quien la ayudara con el can. Resulta que es una mujer sola y hace algunos días tuvo una crisis nerviosa, por lo que llamó a emergencias y tuvo que ser hospitalizada.

Ella no tenía quien vigilara a su schnauzer de 6 años llamado Roscoe, quien además es un perro de apoyo, por lo que fue llevado a un centro de cuidado de animales de Nueva York.

New York Post

En las dos semanas que estuvo hospitalizada, llamaba cada vez que podía al centro de cuidado de animales para saber cómo estaba su perro Roscoe y hasta ahí todo bien. El problema ocurrió cuando en una de esas llamadas, le dijeron que una organización adoptaría a Roscoe y que además le cambiaron el nombre.

New York Post

Ella que es una mujer discapacitada no hizo más que alterarse, le había pedido al equipo médico que cuidara de Roscoe, pero al llevarlo a ese lugar solo lo dieron en adopción y según dicen, no lo recuperará.

“Literalmente caí de rodillas cuando escuché eso, ha sido una pesadilla. Me dijeron que no iba a recuperar a mi perro. Tuve que sacarlo de mi protector de pantalla porque era demasiado doloroso verlo. Éramos inseparables. Mi perro y yo íbamos juntos a todas partes, íbamos juntos de compras al supermercado, yo solía ponerlo en esta pequeña jaula. Siempre estábamos juntos”.

–Denise McCurrie dijo al New York Post

Afortunadamente ha tenido ayuda y la asambleísta de Manhattan Linda Rosenthal ha hecho lo posible por reunir a esta familia de humano y perro. Aseguró que es muy triste saber que nadie puede cuidar a tu perro mientras se está enfermo, porque probablemente al salir alguien se lo haya llevado.

New York Post

Por ahora la organización que lo adoptó está conversando con sus abogados, aunque no hay nada qué hablar, son familia y lo justo sería que pudiesen estar juntos.

Puede interesarte