Por Monserrat Fuentes
8 octubre, 2018

Lola, la pastor alemán, es fanática de Queen.

Si no tuviéramos música nuestra vida sería muy aburrida y silenciosa, nos faltaría algo importante. La música puede traernos felicidad, provocar calma, evocar tristeza, recuerdos y nos hace sentir un montón de sensaciones. Y no solo tiene efecto en nosotros los humanos, los animales también la aprecian.

Annie Aul/Youtube

Lola, una pastor alemán, es la fan número uno de Queen. Le gusta tanto la voz de Freddie Mercury que incluso se despierta en medio de una siesta cada vez que escucha alguna de sus canciones favoritas.

Annie, su dueña, consciente del amor por la música de su perra quiso alegrar los ánimos durante un aburrido viaje de carretera y grabó momento.

Annie Aul/Youtube
Annie Aul/Youtube

Puso a todo volumen la canción “We Are The Champions”, de Queen, mientras Lola dormía en la parte trasera del vehículo.

Pasados unos pocos segundos, Lola sintió la música y despertó. De inmediato comenzó a “cantar” como si estuviera en un karaoke.

Las dos chicas (perra y humana) interpretan la canción con entusiasmo y pasión, sobre todo Lola, quien intenta modular parte de la letra.

Annie Aul/Youtube

Según un estudio realizado por la Universidad de Glasfow, publicado la revista Physiology & Behavior, la música que tiene un mayor efecto en los perros es la clásica, pero eso no significa que no disfruten de otros estilos musicales, tal como lo demuestra Lola, quien claramente se inclina por el rock.

Mira aquí el video.

Puede interesarte