Por Alejandro Basulto
8 enero, 2021

Luego de todo ese tiempo, logró ser rescatado por el Animal Welfare Group Chained Dog Awareness de Singapur, quienes vieron como sus piernas temblaban por el desuso y el miedo.

A pesar de que los perros son animales mundialmente conocidos por su amabilidad y lealtad, lamentablemente hay quienes todavía cometen negligencias, maltratos y abandonos en su contra. Como los que vivió un perro en Singapur durante 10 años, que al ser encontrado por el grupo de rescatistas de Chained Dog Awareness, tenía una mirada tan triste, que les rompió el corazón. Y es que en esos ojos llenos de dolor y lamento, se veía reflejado todo lo que tuvo que sufrir durante al menos una década.

Chained Dog Awareness in Singapore / Facebook

El can permaneció durante esas 10 primaveras sin un nombre y confinado dentro de una jaula poco espaciosa. Más que un hogar, parecía un ataúd, al que había sido condenado por solo nacer y ser un animal tan adorable, tierno e inocente como lo es un perro.

Chained Dog Awareness in Singapore / Facebook

Fueron tan dolorosos esos años encerrado, que al momento de ser rescatado y retirado de su pequeña jaula por primera vez, sus piernas le temblaban, y no solo por su desuso, sino que también por el miedo. Tanto tiempo siendo víctima de maltratos generó tristes secuelas en su confianza hacia los demás.

Chained Dog Awareness in Singapore / Facebook

Y por lo tanto no es de extrañar que al haber visto el peor rostro de la humanidad, le tenga miedo. Sin olvidar, que al no estar acostumbrado a tantas imágenes y sonidos nuevos, como los que hicieron los rescatistas al momento de encontrarlo, se estremeció y se escondió muchas veces, como cuando lo hizo al entrar al ascensor, ocultándose entre las piernas de los empleados de CDAS.

Chained Dog Awareness in Singapore / Facebook

Antes de salir al aire libre, empezó a golpear el vidrio de las puertas en un estado de confusión y pánico. Nunca antes había visto ese material. Pero al lograr llegar al mundo exterior, todo cambió.

Chained Dog Awareness in Singapore / Facebook

Según consignó CDAS, este perrito empezó a menear la cola y a lamer a sus salvadores, como si estuviera festejando su nueva vida en libertad. Demostrando de que a pesar de estar tanto tiempo encerrado, es una criatura bastante dócil y cariñosa. Hoy le están buscando un hogar, para que por fin reciba los cuidados y los cariños que siempre buscó y mereció.

Puede interesarte