Por Camilo Morales
6 enero, 2021

Los vecinos de su barrio, en Ciudad de México, no dudaron en convertir en leyenda al perro, que además es fanático de los tamales.

Hay perritos que acaban transformándose en iconos para su comunidad. Ese es el caso del famoso perrito “El Conchas“, un animal de la Ciudad de México, que frecuenta las calles de su ciudad. Pero el perro se hizo famoso tras la publicación de la usuaria de Facebook, Paola Ponce Basurto, quien contó su historia a través de esta red social y subió una foto de un mural que los vecinos le pintaron al can.

“El Conchas” debe su apodo a su gusto por las conchas mexicanas, un pan dulce que es tradicional de ese país. Es por eso que Paola escribió en su perfil su experiencia con este perrito hace cuatro años atrás, animal que ahora es una celebridad en su barrio.

Paola Ponce Basurto

Paola cuenta que en esa época “de camino al metro ví caminar a prisa a un perro color café con una concha en el hocico, me pareció curioso y en mi cabeza inventé mil historias. Que tal vez la había robado, a alguien se le cayó, el la tomo y ¡fuga! O quizá ahorro sus domingos para comprar un pancito“. Además, agrega que pensar en eso la hacía reír, por las posibilidades de la historia.

Pixabay

Luego, Paola le contó su experiencia a su madre y a su hermana, quienes se rieron por la actitud del perrito y que estaban un poco incrédulas. Pero lo que pareció simplemente una anécdota cualquiera, se convirtió en parte de la personalidad del perrito.

Paola Ponce Basurto

Esto porque, la usuaria en su texto cuenta que “a los días mi mamá se lo encontró, le compro una concha y el perrito se la comió, no bastaba solo una, agradecía se daba la vuelta e iba a buscar a su próxima víctima de conchas o tamales, porque también le gustan los tamales“. Ahí supieron que su nombre real era Chocolate, y que en realidad tenía dueños, pero siempre salía a la calle en búsqueda de su alimento favorito: las conchas mexicanas.

Paola Ponce Basurto

Además de eso, la mujer en su texto cuenta que se ha transformado en un perro muy “conocido y querido en la colonia”, porque aparte de su gusto extremo por estos pancitos, “es un perrito fiel que a veces te acompaña hasta la puerta de tu casa“. Es por eso que los vecinos decidieron inmortalizarlo en un mural. Sin embargo, se desconoce el autor de la intervención artística.

Paola Ponce Basurto

Paola finalizó su texto diciendo que “me siento muy orgullosa de conocerlo“, junto a un emoji de corazón.

Puede interesarte