Por Camilo Fernández
8 febrero, 2018

El dueño se lo dejó a un amigo para que lo cuidara.

Esta nota contiene fotos bastante impactantes, por lo que si amas demasiado a los perros y a los animales en general, te advertimos que es mejor evitar las fotos. Pero no lo cruel de la información, siempre es mejor estar atentos hasta dónde llega la maldad humana.

El bulldog Capone fue encontrado en condiciones inauditas. Encerrado en una jaula llena con su propia orina, el perro tenía tanta hambre que comenzó a comerse sus propias piernas.

El pobre animal fue dejado por su ex dueño a un amigo de supuesta confianza, que ya había tomado a uno de sus cachorros.

Deadline News

Liam Livingstone fue hasta el rescate de Capone cuando recibió una llamada recibiendo pistas sobre el estado del can. Veterinario le dijeron que aquí hubo “severa negligencia” y que no había sido alimentando “hace bastante tiempo”, según consigna Mirror.

“Un perro que pesaba 48 kilos se deterioró hasta un perro que, probablemente, llegó a los 9 kilos, encerrado en una jaula inundada en orina”, relató el rescatista.

Deadline News

Él hombre decidió compartir las fotos “para que las personas tengan conciencia en que no se puede confiar en nadie. Nunca saber de lo que alguien es capaz hasta que ya lo han hecho y es demasiado tarde”. 

Deadline News

Gracias a Livingstone, hoy Capone se recupera y esperamos que vuelva a ser un perro feliz, que es lo que se merece.

Puede interesarte