Por Luis Aranguren
15 septiembre, 2021

Cuando querían agarrarlo, ladraba despavoridamente por el miedo. Después de un rato comprendió que solo querían su bien.

Según la Fundación Affinity, el 75% de los perros en el mundo viven en la calle, un porcentaje bastante preocupante y a los que muchos quisiéramos darles hogar. El problema es que no todos los humanos cuentan con la misma bondad y además de no ayudar, se vuelven parte del problema.

Muchos perros en la calle suelen ser maltratados mientras buscan alimentos, además de estar expuestos a los horrores de la calle.

Mission Pawsible

Esto los motiva a volverse violentos, a defenderse de cualquiera a los que consideren un peligro, pues no han tenido la suerte de conocer el amor. Por fortuna, hay personas con la capacidad y la disposición de ayudarlos, de mostrarles que no todos los humanos son iguales y hay unos que saben amar a todas las especies.

Una de ellas es Prue Barber, quien es la fundadora de la organización “Mission Pawsible”, encargada de rescatar a perros callejeros.

Mission Pawsible

Durante uno de sus viajes vio una bolsa que se movía al costado de la vía, por lo que decidió volver a pasar, rezando para que no fuera un perro. No sabemos si decir lamentablemente o por suerte, pero se trataba de un cachorro que claramente fue abandonado y tenía un serio estado de desnutrición.

“Vi a Murphy tirado en medio de la carretera. Tengo una vista terrible y como rescatista, a menudo pensamos que una bolsa de plástico es un animal. Conduje hacia ella y esperaba que no fuera un cachorro. Pero lo era. Camiones, autos y bicicletas lo evitaban, pero nadie se detuvo”, dijo Prue Barber.

Mission Pawsible

El momento del rescate no fue para nada fácil, pues el perro al que llamó Murphy comenzó a ladrar desesperadamente para que no se le acercara.

Tuvo que esperar unos minutos para que se calmara y le quedara claro que ella no le lastimaría, cuando lo logró, lo levantó y lo llevó en su motocicleta a casa. Tuvo que pasar una semana para que aprendiera a cocinar, durante este tiempo se mantuvo distante y a la defensiva.

Mission Pawsible

Afortunadamente el amor pudo más y Murphy pudo mostrar su verdadera personalidad, alguien tierno y divertido, un perrito lleno de vida.

Mission Pawsible

“Después de unos días, vio cómo estaba con los otros perros adoptados y comenzó a simpatizar conmigo. Entró solo en la casa y bajó la guardia. A partir de ese día, se convirtió en el perro juguetón y adorable que es hoy”.

–Murphy contó a Metro

https://youtu.be/otQi8sqNh0E

Ahora es un perro muy feliz, ha agarrado peso y está libre de sarna. Puede relacionarse con otros perros y humanos con tranquilidad, todo gracias a una persona que decidió ayudarlo.

Puede interesarte