Por Alejandro Basulto
7 octubre, 2019

«Esencialmente, la única vez que no está sonriendo es cuando está dormido o comiendo», dijo su mamá humana.

El pobre Sanford era conocido como el «perro roto», debido a las lesiones que tenía. Además se le veía triste, expresando mucha molestia y soledad. Venía de ser atropellado por un automóvil que lo había dejado incapaz de caminar. Sin olvidar que tenía también una herida de bala en su pata trasera derecha. Realmente era un canino que no dejaba de sufrir, por lo que tenía razones para estar triste. Fue puesto en un refugio municipal en Dallas, que por los pocos recursos que tenía, no le pudo dar la atención médica que necesitaba.

Dallas DogRRR

Estuvo así una semana hasta que un voluntario de Dallas DogRRR, un grupo local de rescate de perros, lo vio por primera vez en el refugio. Y sin duda alguna, se dio cuenta que tenía que ayudar a este perrito. Al que se le veía triste y visiblemente sufriendo por sus lesiones.

Cuando salió del refugio en el que estaba Sanford, regresó a su casa triste, pero con la convicción que tenía mucho por hacer.

«Estaba físicamente roto… y cuando el voluntario fue a verlo, realmente no hizo ningún esfuerzo por venir a saludarlo (…)  Es casi como si se hubiera dado por vencido, y solo estaba esperando que llegara su momento»

– contó a The Dodo, Kerry Anechiarico, director de Dallas DogRRR.

Dallas DogRRR

Todo cambió cuando Sanford se fue con Karen Velazquez, su nueva madre adoptiva de Dallas DogRRR. Tras estar unos días en el  hospital, fue dado de alta y llevado a donde ella, con quien los días hoy son todo sonrisas. No deja de sonreír desde que llegó a la casa de Karen, y tal vez no solo porque ahora está curado, sino que también, porque ahora se siente seguro y acogido.

“Me mira de una manera que ningún otro animal o humano me ha mirado, incluidas mis propias mascotas. Esencialmente, la única vez que no está sonriendo es cuando está dormido o comiendo»

– declaró Karen Velazquez a The Dodo.

Dallas DogRRR

Este perrito de 10 años, pareciera tener mucho menos años. Debido a que a pesar de ser un viejito a su edad, se comporta como si fuera un cachorro. Caminando y jugando harto con Karen y otros perritos. Y a pesar de que esta feliz junto a esta humana en su hogar de acogida, todos quieren que encuentre su familia para siempre. Teniendo la seguridad de que se llevará muy con los niños y otros perritos que puedan haber en su nuevo hogar.

Puede interesarte