Por Daniela Morano
9 enero, 2019

«Iba al local y veía a los niños entregar dinero y recibir algo a cambio. Un día llegó con una hoja en su boca, moviendo su cola y esperando una galleta», cuenta una maestra.

Si tienen un perro como mascota, sabrán que para conseguir premios ellos deben aprender algunos trucos antes. Por ejemplo, sentarse, dar vueltas, saltar, dar la pata, etc. Si lo logran, reciben su preciado premio. Pero si su perro aprende a intercambiar «dinero» por premios, entonces estamos perdidos. Así como este perro conseguía dinero para comprarle comida a su propia dueña, también hay otros que intercambian sus pertenencias por alimento.

Durante los últimos 5 años, en el campus del Instituto de Educación Técnica Diversificada de Monterrey Casanare ha sido el hogar de un tierno perro negro llamado Negro. Allí, él trabaja como una especie de guardián, vigilando a los estudiantes.

Angela Garcia Bernal

A cambio, Negro es cuidado por los trabajadores del Instituto, quienes le dan de comer, agua, atención y un lugar seguro donde dormir. Como pasa tanto tiempo en el campus, Negro se ha percatado de algunas costumbres de los estudiantes, entre ellas, la existencia de un lugar donde ellos consiguen alimento a cambio de monedas.

«Iba al local y veía a los niños entregar dinero y recibir algo a cambio», dijo Angela Garcia, una maestra, a The Dodo. «Un día llegó con una hoja en su boca, moviendo su cola y esperando una galleta».

Angela Garcia Bernal
Angela Garcia Bernal

Aunque Negro inventó su propia moneda, no les quedó otra alternativa más que aceptarla. Después de todo, es el guardia del campus.

Desde entonces que Negro se dio cuenta que el dinero crece en los árboles, y ahora va todos los días por su galleta. «Todos los días llega con su hoja. En su única compra», dijo Gladys Barreto, la vendedora.

Angela Garcia Bernal

El adorable perro ya lleva año haciendo esto, así que el local ahora tiene comida especial para animales. Aunque sí le limitan las compras diarias, por el bien de su agilidad.

«Cuando lo ves por primera vez, dan ganas de llorar. Encontró una manera de hacerse entender. Es muy inteligente».

Puede interesarte