Por Leonardo Granadillo
14 febrero, 2020

Apenas la escuchó quería romper la puerta. Cuando entró, saltaba por todos lados. No podía creer que estuviera de regreso, pensó que nunca volvería.

Nos vivimos quejando de las infidelidades, de los engaños, las traiciones, de aquellas amistades que juraron estar allí para nosotros pero al momento que las necesitamos nunca dijeron presente. No obstante, pareciera que a veces olvidamos que el ser humano no es el único ser vivo dispuesto a darnos amor.

Para todo lo demás existen las mascotas. En especial «el mejor amigo del hombre» el perro, un apodo que ha sido ganado a pulso a través de los años. Ejemplo de ello lo que le ocurrió a la astronauta de la NASA Christina Koch, en su regreso de una misión espacial.

Reuters

La chica estuvo durante 328 días en el espacio y retornó al planeta recientemente, para reencontrarse con su familia y sobre todo con su perro. A través de un video Koch compartió la reacción de su mascota tras su regreso, algo que emociona de tan sólo verlo unos segundos:

Koch no viene de hacer cualquier hazaña. Se convirtió en la primera mujer en hacer un viaje tan prolongado fuera de la Tierra, también dirigió la primera caminata espacial de solo mujeres con la astronauta Jessica Meir también de la NASA. En total, su equipo completó hasta 6 caminatas espaciales.

DPA

A pesar de que volvió el 06 de febrero, ha estado en una fase de recobrar el equilibrio y acostumbrándose a caminar nuevamente, así que no había estado totalmente apta para encontrarse con su peludo amigo por el momento.

Es impresionante el cariño que le pueden llegar a tener las mascotas a sus dueños. Son seres tan puros, que no se limitan al querer expresarlo y suelen brincar por todos lados cuando se topan con nosotros tras un largo rato sin verlos.

Twitter: @Astro_Christina

Muchas veces hasta atraviesan procesos de depresión, quizá este peludo color café pensó que mamá no volvería. Pero a pesar del sufrimiento, las ganas de verla hicieron que el reencuentro fuera aún más emotivo. 

Trata de valorar a tus mascotas, al menos la mitad de lo que ellas te valoran a ti.

Puede interesarte