Por Daniela Morano
26 junio, 2019

Su cara lo decía todo.

Kevin, como todo perro único de la familia, exige que toda la atención esté concentrada en él. Y durante cuatro largos años así fue. Hasta que, como suele pasarle a los hijos únicos, se vio enfrentado al nuevo bebé de la familia. Su dueña Carleigh Johnson Stroup y su esposo decidieron adoptar a otro perro.

Sin preguntarle a Kevin.

Carleigh Johnson Stroup
Carleigh Johnson Stroup

«Kevin es muy dulce y amable. No podemos recostarnos sin que él llegué unos segundos después a recostarse a nuestro lado», le dijo a The Dodo. Quizás eso sea un indicio muy claro de lo que podría ocurrir si otro llega a tomar su lugar.

Hace unas semanas, Stroup y su esposo adoptar a un nuevo perro, un cachorro llamado Lyle. Como Kevin no sabía, su reacción no fue la mejor. Después de todo, el rey de la casa ahora tenía competencia. Una adorable y juguetona competencia.

Carleigh Johnson Stroup

Definitivamente no le agradó mucho la idea:

«Esa es su típica cara que dice ‘qué. haz. hecho».

Pero a pesar de la mala reacción inicial de Kevin, Lyle no ha perdido la motivación. «Quiere ir donde sea que Kevin vaya. Está obsesionado con él».

Carleigh Johnson Stroup
Carleigh Johnson Stroup

Y de a poco Kevin se ha acostumbrado a su nuevo rol de hermano mayor. De hecho, ahora el nuevo cachorro es como su gemelo. «Incluso cuando Lyle ha intentando arruinar la paz y tranquilidad de Kevin, se han hecho inseparables. Él aprecia tener un hermano con quien compartir sobre todo cuando están solos».

Y de seguro Lyle se calmará con el tiempo, especialmente porque es un cachorro todavía. Y Kevin no tiene nada de que preocuparse, porque sus papás lo siguen amando.

Puede interesarte