Por Cristofer García
5 abril, 2021

Rusty es un canino de Texas que ha pasado por varios refugios y hogares al ser rechazado por su conducta problemática. Solo espera una nueva oportunidad.

Todos los perros esperan una segunda oportunidad cuando son rescatados. Sin embargo, muchos de ellos pasan la mayoría de sus vidas encerrados en refugios y perreras, esperando sin éxito alguna familia que les ofrezca un hogar.

Así es el caso de Rusty, un canino de Texas, al sur de Estados Unidos, el cual ha saltado de un refugio a otros, incluso entre varios lugares, debido a que el peludo es señalado como hiperactivo y poco sociable con otros perros.

Según reseñó People, Rusty, una mezcla de pastor alemán y catahoula, que entregado en su primer refugio de acogida, la Sociedad Protectora de Animales del Centro de Texas, luego estuvo en un hogar temporal, antes de ser enviado para un refugio en Idaho. Lo siguiente en su vida fue ser devuelto al primer refugio.

Sociedad Protectora de Animales del Centro de Texas

“Durante los siguientes meses, Rusty se deprimió y se sintió frustrado, lo que hizo que se comportara mal en su perrera y fuera muy reactivo con otros perros”, dijo la Sociedad Protectora de Animales del Centro de Texas en un comunicado.

En noviembre de 2020 Rusty fue aceptado en un nuevo hogar y cuando creían que por fin era su momento, fue devuelto un mes después por ser presuntamente destructivo.

Han sido 419 días los que tiene este canino en distintos refugios en la búsqueda de su verdadero lugar. Para eso tuvo que pasar por el programa Dogs Playing for Life, de la Sociedad Protectora de Animales del Centro de Texas, para así mejorar su comportamiento.

Sociedad Protectora de Animales del Centro de Texas

Rusty era, con mucho, una de las superestrellas del grupo, aprendiendo todos los comandos y prestando mucha atención a su manejador“, dijo el refugio.

Sin embargo, aún no logra dar con su lugar ideal. De acuerdo a una publicación en la red social Facebook de este refugio, el peludo pasó por un nuevo hogar del cual lo devolvieron solo un día después, porque al parecer causó destrozos en la casa y fue “mucho trabajo” para ellos.

“Fue adoptado después de 419 días en el refugio. Fue devuelto al día siguiente. Pero, por favor, no juzgues a los adoptantes. Rusty los mordió y se dieron cuenta de que él no era adecuado para su familia porque a menudo los visitaban con niños pequeños. Su peligro más extraño habría sido un riesgo”, explicó la organización.

Sociedad Protectora de Animales del Centro de Texas

“Entonces, aunque intentaron hacer algo amable al acoger a un perro desafiante, hicieron lo correcto al traerlo de regreso. Nunca queremos que una familia tenga un perro que no sea adecuado para ellos, así que estamos agradecidos de que lo hayan traído de vuelta. ¡Todavía estamos buscando su hogar para siempre, y no nos daremos por vencidos hasta que lo encontremos!”, añadió.

Puede interesarte