Por Alejandro Basulto
25 febrero, 2021

El escalador de 33 años no sabe qué hubiera sido de él sin la leal compañía de su can, luego de que se fracturara el tobillo y tuviera que quedarse decenas de horas expuesto a temperaturas bajo cero en lo más alto de la montaña.

La legendaria lealtad de los perros ha servido de inspiración para muchas historias que de algún modo han inmortalizado para siempre esta gran cualidad que tienen estos animales. Y es que por muy difícil que se ponga el panorama, ellos nunca nos dejarán solos. Incluso si nosotros los abandonamos o hasta morimos, estas mascotas siempre intentarán arreglárselas para seguir al lado nuestro.

Siendo el perrito mestizo Ash un ejemplo de qué tan leales pueden llegar a ser estos animales. Además de demostrar una heroicidad que tantas veces nos ha enseñado su especie.

CNSAS / Facebook

Debido a que este can permaneció durante siete días y noches, expuesto a temperaturas bajo cero, para acompañar a su dueño, un escalador anónimo de 33 años, que tras resbalarse, se rompió el tobillo y quedó varado durante todo ese tiempo a 700 metros de altura en los fríos Alpes italianos. El hombre de Trieste tuvo la suerte de que a pesar del frío y del hostil panorama, su perro nunca lo abandonó.

Compañía que fue fundamental, por sobre todo cuando se dio cuenta que no tenía señal telefónica en su celular, por lo que la única contención y ayuda que le quedaba, era la de su fiel amigo perruno.

CNSAS / Facebook

Su pareja, con la que había hecho planes para pasar la noche en un refugio de la montaña, se dio posteriormente cuenta que él había desaparecido, reportando esto a las autoridades, luego de que no recibiera señales de este escalador tras varios días. Fue así como un equipo de rescate en helicóptero acudió en búsqueda de este accidentado sujeto, encontrándose con un dúo visiblemente afectado por el helamiento ocasionado por el clima.

Él estaba cubierto de hojas y con una manta térmica encima, que pudo ser vista por un voluntario desde el aire. Hombre que tenía mucha sed y hambre, y que fue puesto en una bolsa de primeros auxilios hasta su traslado al hospital.

“El chico estaba herido y policontuso pero consciente y tenía al perrito, Ash, un valiente, al lado. Se había cubierto con hojas y hasta con un mapa topográfico. Contó que se resbaló varios metros en un canal y que se arrastró, aún con un tobillo roto y otros traumas, lo más cerca posible del agua del arroyo y que también logró sobrevivir gracias a la compañía del perrito”.

– relataron desde la cuenta en Facebook del equipo de Rescate alpino y espeleológico Friuli Venezia Giulia

 

CNSAS / Facebook

Para fortuna de este rescatista, su regreso a casa ocurrirá poco después de que traten bien sus lesiones. Tendrá que hacer reposo por varios días, pero podría haber sido mucho peor.

Mientras que su fiel compañero, su perro Ash, regresó a su hogar junto con los rescatistas a bordo del helicóptero de Protección Civil, siendo tratado en todo momento como un héroe.

Puede interesarte