Por Lucas Rodríguez
12 febrero, 2019

En el video se puede ver cómo realizaron un último llamado por radio, un ritual de la fuerza policial, un poco antes de que lo tuvieran que dormir.

Argo era el nombre de un oficial miembro de las fuerzas policiales del condado de Hidalgo, Texas. Por su nombre se puede asumir que no se trataba de un sheriff o un ayudante o un carcelero. Argo era un perro, un pastor alemán entrenado para funcionar como parte de la patrulla antidrogas del condado. 

Youtube: Inside Edition

Argo colaboró para atrapar a un sinfín de narcotraficantes. La fuerza policial del condado de Hidalgo le atribuye a su participación el haber logrado sacar cientos de bolsas y cajas de drogas de las calles de Texas.

Solo una cosa comenzó a detener la labor de este responsable pastor alemán: una sentencia de cáncer a los huesos. Terminal. A Argo solo le quedaban un par de meses de vida. A pesar de que el perro no mostraba señales de perder ímpetu, sus compañeros de trabajo decidieron seguir las indicaciones del veterinario. 

Youtube: Inside Edition

Una tradición de las fuerzas policiales norteamericanas, es que cuando un oficial cae en el servicio o sufre algún accidente, se coloca su radio a su lado para realizar una última llamada de servicio.

Como Argo era considerado un igual frente a los demás, sus compañeros decidieron que se merecía este mismo ritual.

Al escuchar la llamada, Argo levanta su cabeza. Se encontraba en sus últimos momentos, pero aun así el perro estaba dispuesto a responder a una llamada que durante toda su vida supo podía significar ayudar a un persona en peligro. 

Youtube: Inside Edition

 

 

Puede interesarte