Por Lucas Rodríguez
7 agosto, 2020

La mujer y su hijo estaban atrapados en un barranco al que cayeron en la noche. Solo el olfato de Max pudo rescatarlos.

Juzgando por lo tiernos que se ven y la facilidad con la que se ganan nuestros corazones, daría para pensar que los perros acompañan a las fuerzas policiales solamente para que nosotros nos sintamos más cómodos en su presencia. Pero la realidad es muy distinta: las fuerzas caninas que asisten a las del orden, son cachorros altamente entrenados, listos para encontrar malechores, sustancias dañinas o incluso, personas que hubiera desaparecido de sus hogares y sus vidas. 

@police.dog

Su rol como asistentes de policías o incluso militares es realmente fundamental para el trabajo de estos. Por mucha tecnología y entrenamiento que tengan los oficiales, nada puede competir contra el olfato de un can dedicado a su trabajo.

@police.dog

Por esto es que los perros policiales tienen años de entrenamiento y preparación antes de salir a las calles. Y una vez que lo hacen, siempre van con un compañero humano, que suele ser quien estuvo a su lado en el entrenamiento. En el caso de Max, un ovejero negro de dos años que sirve a la policía de Gales, su debut fue el más auspicioso de todos. 

@police.dog

Medios importantes y serios como The Guardian hicieron un espacio a la historia del perro y su entrenador, quienes en su primer día de labora, realizar una tarea tan sorprendente, que se ganaron el afecto de todo el mundo.

Dyfed-Powys police/PA Media

En su primera salida oficial, Max fue puesto en la misión de dar con una madre y su bebé de un año. No habían regresado a casa la noche anterior, lo que causó que el padre del chico avisará a las autoridades. Max olisqueó una prenda y se puso en camino. 

@police.dog

Un par de horas después, guiaba a su entrenador hacia un barranco cercano a la localidad de Dyfed-Powys. Cuando vieron que venía un bello y entusiasta ovejero con la lengua afuera, la madre recuperó la esperanza: había pasado la noche atrapado en el barranco, clamando por ayuda, pero sin que nadie la escuchara. 

@police.dog

Max volvió a la jefatura de policía convertido en un héroe. Todos lo acariciaron y agradecieron por su dedica labor. Además de esto, que la desaparecida se encontrara con un simpático perrito, fue la mejor manera posible de aminorar un poco el trauma de lo que le ocurrió. Aunque para Max, fue solo un día en el trabajo. A él le quedan muchísimos más momentos de heroísmo en una carrera policial que recién comienza. 

Puede interesarte