Por Luis Aranguren
17 julio, 2019

Fue arrebatado de sus dueños por maltrato animal y ahora se recupera lentamente de sus adicciones.

En Chile una ONG encargada de velar por los derechos de los animales denunció ante las autoridades que un pequeño pug llamado Maxi era obligado a tomar bebidas alcohólicas. Por si fuese poco este inocente perrito, ignorante de lo que hacía, también era obligado a respirar el humo del cannabis.

La presidenta de la organización «Amor por los pugs», Alejandra Díaz, dijo a La Cuarta que los dueños del perro le contaron en forma de chiste que era adicto, pero eso a ella no le causó mucha gracia y, por el contrario, comenzó a reclamarles por irresponsables.

Pixabay

Según ella el consumo de estos estupefacientes en perros es igual de grave que en un bebé debido a que su cuerpo es pequeño y no asimila del mismo modo que un adulto.

Los veterinarios encontraron que el perro ahora tiene el hígado sensible y su riesgo de contraer cirrosis es grave, pero esto no es todo porque el exceso de estos químicos lo han hecho adicto y sufre de abstinencia. Es tan grave su situación que al percibir el olor a alcohol o cannabis se desespera al igual que un adicto.

Pixabay

Por ahora se espera que lo adopte el alcalde de la localidad Rodolfo Carter, quien aseguró que en su comuna existen muchos casos de perros que son tirados al abandono y como en el caso de Maxi, suelen consumir cualquier cosa en las calles.

En Chile existe una ley llamada Cholito y tiene como finalidad castigar a todos aquellos que maltraten a los animales, pero parece que no se cumple a cabalidad según denunció el mismo alcalde. Por otra parte felicitó a la ONG «Amor por los Pug», en su ardua labor ya han rescatado y reubicado más de 60 perros pug.

Pixabay

Su dedicación especial a ellos es debido a su hocico braquicéfalo, lo que les dificulta la respiración y necesitan cuidados especiales para mantener un buen estilo de vida.

Puede interesarte