Por Alejandro Basulto
20 noviembre, 2020

La ley le llega a todos, incluso a adorables canes como él.

Existe un dicho muy conocido que dice: la curiosidad mató al gato. Y es que el interés de estos animales por estar al tanto de todo, les hace involucrarse en situaciones bastantes incómodas. Sin embargo, no solamente ellos tienen una característica en su conducta que les hace meterse en problemas, debido a que los perros, con lo inquietos y amigables que son, también suelen protagonizar tanto sucesos lamentables, como otros extremadamente hilarantes.

Polizei Mittelfranken / Facebook

Y el can protagonista de esta historia, es justamente uno de esos que, con sus travesuras, logra momentos divertidos y saca muchas risas. Las que, eso sí, vinieron después de un tiempo de mucha preocupación. Ya que este perro que se escabulló de su casa en el pueblo de Ziegenbach, en Alemania, de seguro hizo pasar muy malos ratos a su familia durante el tiempo que estuvo extraviado. Pero para alegría de ellos, eso solucionó prontamente y de qué manera.

Polizei Mittelfranken / Facebook

Debido a que este perro, en algún lugar de su aventurero y solitario trayecto, dio con un grupo de ciclistas, que como cualquier otra persona que se encontraría con un lindo can como él, se detuvieron a acariciarlo y mimarlo. Probablemente, en ese momento este perro habrá pensado que estos ciclistas eran solo unas personas amigables de un momento pasajero, que le darían algo cariño y que después nunca más sabría de ellos. P

Pero estos deportistas lo que hicieron fue quedarse con este simpático amigo perruno hasta que llegara la policía. A la que habían llamado preocupados por lo solo que andaba este adorable ejemplar canino.

Polizei Mittelfranken / Facebook

Prontamente llegaron los efectivos policiales, quienes lograron cargarlo en su patrulla, para luego sacarse una foto con él sonriendo después de su rescate. Sin embargo, no todos estaban felices. Pareciera que este can cuando decidió escaparse de casa para tener un aventurero paseo por la ciudad, nunca esperó que podría terminar bajo custodia policial. Y cuando ya se encontraba “bajo arresto”, habrá sentido que la realidad le llegaba de golpe.

“La apariencia del perro no tiene precio”, expresaría jocosamente después a través de Facebook la Policía de Mittelfranken. Mientras que, para fortuna del can, no lo llevaron a la cárcel ni a una perrera, sino que tras preguntar a varias personas del pueblo, logrando dar con su dueño.

Puede interesarte