Por Luis Aranguren
8 septiembre, 2021

El cuerpo de su cuidador yace en aquel lugar del que el perrito nunca se fue. Su presencia se ha hecho importante para quienes pierden a sus familiares, les ayuda a subir el ánimo.

Cuando hablamos de lealtad, los perros son de los animales que más se ajustan a su significado, y es que estos seres vivos cuando les damos nuestro amor son capaces de hacer cosas increíbles por nosotros. Aunque con su compañía basta, los vemos de lazarillo, de apoyo emocional y si eso no parece suficiente, sus habilidades son aprovechadas para rescates y descubrimiento de crímenes.

El perro del que hablaremos acá es de uno que incluso después de la muerte de su amor, lo sigue esperando, en aquel lugar donde fue enterrado.

Rio Negro

Ese es Bobby, un perrito que por 3 años ha sido residente del cementerio municipal de Roca, en Rio Negro, Argentina, lugar del que no se ha movido para nada. Según un cuidador del lugar, la partida de su amo lo impactó tanto que al parecer no se quiso ir de aquel lugar, ni después de la muerte lo abandonaría.

Lo cierto es que se ha hecho un gran amigo del sepulturero del lugar, Daniel Cisterna, quienes se han protegido juntos de la soledad.

Rio Negro

“El perrito seguía arriba de la tumba de su dueño, no se quiso ir. Lo cargaron a una camioneta, pero se bajó y volvió a la tumba de su amo. No se quiere ir, quiere quedarse con su amo. He tenido perros, pero Bobby me conmovió mucho por el cariño que tuvo por su amo, por su fidelidad, es algo que nunca había visto”.

–Daniel Cisterna, sepultero, contó a Rio Negro

Lo cierto es que la presencia de Bobby en aquel lugar ha sido una bendición para muchas personas, teniendo en cuenta que van a dejar a sus familiares o conocidos. Es ahí donde el entra, dejándose acariciar por todos y acompañándolos a cada momento, permitiéndoles drenar su dolor.

Rio Negro

Bobby suele quedarse siempre cerca de las familias dolientes, algo que Daniel Cisterna cree que es un gesto, “pareciera que comprende su dolor”, comenta al respecto.

Rio Negro

Cuando no entienden, el sepulturero les cuenta la historia del perrito y las personas se quedan impactadas con su nivel de lealtad. Es difícil decir esto al tratarse de un lugar donde las personas son encerradas, pero su presencia en aquel lugar lo hace un espacio más ameno.

Esperemos que se sienta muy bien ahí, si existe un cielo, es probable que su dueño lo esté observando como un gran amigo fiel.

Puede interesarte