Por Constanza Suárez
3 febrero, 2020

“Cuando me toque partir serás lo primero que vea”, escribió Yoselín a su querido compañero tras perderlo. Hizo todo lo que pudo para salvarlo.

Hace un tiempo se viralizó la historia de Max, un adorable Husky que vendía cupcakes junto a su dueña Yoselín Macías para pagar su tratamiento contra el cáncer. Lamentablemente, el domingo falleció producto de la enfermedad, según su compañera de vida anunció en su cuenta de Facebook.

En la publicación, Macías contó que Max se veía cansado por la noche y decidió contactarse con su doctora, quien le indicó reposo al perrito. Cerca de las 5 de la mañana entró al cuarto de su dueña -algo que no acostumbra- y durmió junto a su cama. Cuando ella despertó él ya había fallecido. 

Gamaliel González

A Max le realizarán una autopsia para saber la causa exacta de su muerte. Luego lo llevarán a un crematorio de animales. 

La joven de Hermosillo, México expresó en su publicación que esta es una noticia muy dura para ella, pero al menos la tranquiliza saber que su amigo murió sin sufrir y en su hogar. Está feliz de haber conocido el amor verdadero junto a él. 

Facebook Yoselín Macías

También agradeció todas las muestras de cariño que recibió por la triste noticia de “todas partes del mundo”. Yoselín se contactó a través de redes sociales con personas de distintas países como Perú, Ecuador y Estados Unidos, según comentó a El Imparcial

Facebook Yoselín Macías

“Mi querido Max no se me concedió verte jugar y correr como tanto lo deseaba pero sé que cuando me toque partir serás lo primero que vea y prometo jugar mucho contigo”, escribió.

Facebook Yoselín Macías

Yoselín y Max lucharon juntos contra el cáncer. 

Para conseguir los 800 pesos que necesitaba y costear el tratamiento y medicamentos de su mascota -que sufría varias deformaciones en su cuerpo y necesitaba quimioterapia-, Macías vendía cupcakes junto a él cada fin de semana en la Plaza Zaragoza.

Facebook Yoselín Macías

Max fue abandonado por su anterior dueño, que tiene un criadero para compra y venta de especies y al adoptarlo, la joven de 24 años notó que tenía varias bolas en el cuerpo, contó.

 

Puede interesarte