Simba fue encontrado cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, y para los voluntarios salvarlo fue todo un desafío. Con un poco de comida lo calmaron y llevaron al refugio en San Diego (EE.UU), donde comenzó su transformación y ha mejorado considerablemente.

Son muchos los perritos en el mundo que son abandonados e ignorados en las calles y demás lugares luego de haber vivido en un hogar donde se suponía que iba a ser amado, y en otros casos nacen sin un techo. En vez de buscarle otra familia, algunos prefieren dejarlos a su suerte y es cuando las criaturas conocen el lado más cruel de la humanidad hasta el punto de sentir miedo a todo lo que les rodea.

Lo bueno es que existe gente amable y de buen corazón que hace lo mejor que puede para salvar a estos animales y devolverles la seguridad, como el caso de Simba, un can rescatado por voluntarios en Ensenada, Baja california (México).

Instagram: keepingfinn

El equipo de The Animal Pad Rescue fue en búsqueda de Simba en cuanto supieron de su caso. Él estaba completamente solo, sucio y con mala salud, por lo que era evidente que hacía mucho tiempo que no recibía cuidado ni cariño.

Esto solo complicó la misión de llevarlo al refugio, ya que al conocer solamente el lado cruel de las personas, tuvo mucho miedo cuando los voluntarios quisieron acercarse para rescatarlo, como se pudo ver en un video de Instagram.

Instagram: keepingfinn

Como contó Lauren, una de las rescatistas, a The Dodo, la comida fue de gran ayuda para cumplir la misión. “La comida era definitivamente el camino al corazón de Simba”, dijo al medio. Una vez en el refugio de San Diego (Estados Unidos), comenzaron a cuidarlo como merecía y con el tiempo su pelaje cambió notablemente y se pudo ver cómo era realmente.

“Pasó de ser un coyote totalmente sin pelo a un león completamente esponjoso tan rápido. Parecía un perro hermoso y perfecto”, detalló Lauren a The Dodo. Sin embargo, aún sentía desconfianza de los humanos y no dejaba que lo tocaran, un trauma que se volvió todo un desafío para superar.

Instagram: keepingfinn

Después de intentar hasta lo imposible, Lauren pensó en recibirlo en su casa para que se acostumbre a un verdadero hogar, aunque temporalmente hasta encontrarle una familia definitiva. “Esos traumas lo han dejado con una reactividad basada en el miedo al contacto humano, lo que le ha dificultado mucho encontrar una familia un año después”, dijeron los rescatistas en Instagram.

“Ella y su equipo han hecho maravillas por Simba y su confianza. Además de ser su mayor defensor todos los días, le han dado paz y amor por primera vez en su vida”, detallaron los voluntarios en la red social.

Simba luce irreconocible desde que fue salvado en aquel lugar, solo queda trabajar más en su confianza.

Mira el cambio a continuación.

Simba ha progresado en su confianza en los humanos. Ahora se divierte, da paseos, come golosinas y sonríe con mucha frecuencia, pero aún así el equipo se enfoca en ayudarlo para que no vuelva a sentir miedo y sea bienvenido en un cálido hogar con una familia que lo quiera.

Puede interesarte