Por Alejandro Basulto
18 noviembre, 2020

El cachorro se encontraba asustado luego de quedarse atrapado entre una valla y una pared cemento. Afortunadamente estaba cerca la oficial Humphreys, quien supo llegar a su corazón y calmarlo.

Los perros se caracterizan por ser animales muy inquietos y cariñosos. Además de la ya famosa y repetida lealtad, estos caninos son expertos en cuanto se trata de meterse en problemas y aprietos. Son tan traviesos y tan poco diestros para algunas cosas, que no es de sorprender que de repente terminen atrapados en lugares insólitos. Como fue el caso de un perrito rottweiler en Denver, Estados Unidos, al que los agentes de policía, llamaron Frederick después de salvarlo. Una operación en la que se requirió mucha paciencia, y por sobre todo, mucho amor.

Denver Animal Shelter / Facebook

Y es que este cachorro rottweiler se había quedado atrapado en el minúsculo espacio entre el acerado de la calle y un muro. Un hueco muy estrecho, del que sin duda necesitaba ayuda para salir. Su rescate era tan complicado, que los agentes que lo socorrieron sabían que debían buscar una manera para que este can aguante la dolorosa y estresante extracción. Sin olvidar que además este desafortunado animal estaba con mucho miedo y necesitaba que lo calmaran.

Denver Animal Shelter / Facebook

Para sacarlo entre la valla de madera y el escalón de hormigón, lo primero que tenían que hacer los agentes del equipo de rescate era ganarse la confianza del cachorro. Para lo que no solo utilizaron caricias y abrazos acompañados de su dulces palabras, sino que también, los agentes de policía Humphreys y Ettinger optaron por darle una golosina para calmarlo. Más precisamente un cono de helado, que este perrito empezó a lamer con placer, como si ya no se encontrara en la complicada situación en que estaba.

Mientras el perro lamía su helado, los sujetos a cargo intentaron sacarlo del estrecho lugar sin dañarlo.

Denver Animal Shelter / Facebook

Maniobras de extracción que duraron minutos, hasta que finalmente lograron liberarlo. El rescate fue un éxito y el can solo salió con algunas heridas leves que fueron tratadas por el veterinario del refugio de Denver Animal Shelter, misma organización que después a través de Facebook dio a conocer esta historia.

Lamentablemente, todavía no han dado con sus dueños, y tras varios días esperando que alguien venga en su búsqueda, están temiendo lo peor. Sin olvidar que el perro no está identificado. Aún así, en el peor de los casos, Frederick sería dado en adopción y de seguro habrá por ahí una familia que quiera darle un hogar y mucho helado.

Puede interesarte