Por Cristofer García
1 octubre, 2021

Nico vivió durante más de una semana en las calles de Lago Sul, Brasilia, antes de ser encontrado sucio y hambriento. La familia no descansó hasta tenerlo en casa.

Cuando un animal se pierde no es una situación sencilla pero puede ser más dramático cuando se le extravía a un extraño y no a la propia familia. Así ocurrió con una tienda de mascota en la localidad de Lago Sul, Brasilia, a la cual se le escapó un perrito cuando lo iban a bañar.

Aunque afortunadamente el canino apareció después de 8 días de intensa búsqueda, la familia atravesó por momentos de mucha angustia. Fue una niña quien lo halló y la madre del peludo, Catarina Fernandes Oliveira, de 22 años, no podía estar más feliz con la noticia.

Catarina Fernandes Oliveira

Nico, como se llama esta mezcla de chow-chow y jack russell, fue encontrado muy sucio y en malas condiciones. “Una niña lo vio y llamó a la tienda de mascotas, que nos informó dónde lo habían visto. Mi padre fue al estacionamiento del mercado donde lo iba a recoger “, contó Catarina en conversación con Metropoles.

“Es regordete, así que creemos que encontró algo para comer estos días. Lo bañé aquí en casa para que descansara“, añadió.

Catarina Fernandes Oliveira

El padre de Catarina, Carlos Roberto Fernandes de Oliveira, contó que viven con 5 perros y que cuando llevaron a darles un baño, pero Nico huyó por error. “Llevaron a todos a ducharse y, al final de la mañana, dejaron escapar a Nico por el interior de la tienda. Alrededor de las 11:30 am, llamaron para decir que había huido”, comentó.

Fue en ese momento cuando usaron todos las forma posibles para pedir ayuda, en especial en internet. “Buscamos todos los días por la mañana, tarde y noche. Cuando no estaba en la calle, estaba en las redes sociales pidiendo seguir ayudándome. A veces, me sentía desesperada por estar mucho tiempo sin noticias, y lloraba mucho, pero no me desanimaba en buscarlo y nunca me rendiría”, contó Catarina.

Catarina Fernandes Oliveira

En medio de esta situación de urgencia, la gerente de la tienda de mascotas, Ana Carolina Esteves, asumió el error y trató de ayudar entre lo posible. Aunque también recibieron muchos insultos por ello.

“Entendemos la rebelión de la gente. Asumimos nuestro error, porque fue nuestro error, debido al descuido de un empleado, el perro terminó huyendo. Pero, al mismo tiempo que el perro se escapó, se tomaron todas las medidas: la gente estaba detrás de nosotros, hicimos volantes, tenemos un equipo de al menos 10 personas corriendo por la ciudad“, contó en aquel momento.

Catarina Fernandes Oliveira

Por fortuna, todo esto quedó en el pasado y Nico ya está en casa nuevamente.

Puede interesarte