Y lo peor de todo, es que pese a ser desenmascarado, continúa montando su show por si alguien cae.

No solo los humanos son capaces de cometer fechorías. Al menos así lo dejó claro un perro de Argentina llamado Blanqui, que suele visitar a los estudiantes de la Facultad de Derecho de Rosario simulando ser un hambriento perro callejero.

Pero gracias a que alguien se atrevió a delatarlo, ahora es considerado como un verdadero maestro del engaño.

Twitter @Mana

Resulta que la usuaria de Twitter identificada como «Mana», descubrió que el adorable perrito abandonado que solía visitar su Universidad para pedir cariño y de todo tipo de bocadillos le había estado viendo la cara a ella y a todos los estudiantes durante largo tiempo, pues aunque simulaba muy bien ser de la calle, tenía un dueño que muy alimentado lo mantiene.

Twitter @Mana
Twitter @Mana

Conocido como el perro vaca, Blanqui se deja ver de lunes a viernes en las instalaciones de la universidad rosarina para mendigar alimentos. Y da tanta pena, que incluso los auxiliares y los profesores más destacados han caído rendidos a sus pies y lo han alimentado más de una vez.

Twitter @Mana
Twitter @Mana

Pero su realidad es otra… y sí que sabe montar bien su actuación de perro callejero.

De acuerdo con las publicaciones de la chica, cuando el perro no encuentra mucha gente en la universidad, sabe perfectamente dónde encontrarlos y aparece en el parque España para llenar -una vez más- su insaciable barriga.

Twitter @Mana

Si no, suele esperar fuera de la carnicería, donde le es más fácil montar su cara de perro muerto de hambre y embaucar a la gente inocente que pasa por allí y se apiada de él.

Twitter @Mana

Y todo la farsa podría haber seguido oculta, de no ser por esta chica, que justo se encontró con él cuando su dueño -sí, leen bien- le estaba dando un paseo junto a su otro hermano perruno, ambos atados de una correa.

Twitter @Mana

Y parece que el hombre no tiene idea del montaje de su perro.

Twitter @Mana
Twitter @Mana

Lo peor de todo, es que pese a haber sido desenmascarado e incluso expuesto en las redes sociales, Blanqui sigue haciendo de sus fechorías, con un nivel de descaro que incluso hace sentir admiración por su forma de enfrentar la vida.

Twitter @Mana

Este perro sí que es una mente maestra.

Puede interesarte