Buzu llevaba años en la calle y se protegía del frío en una pequeña caja de cartón que algún desconocido le regaló.

Buzu es un perrito callejero que vive en las frías calles de Rumania. Solía tener una caja de cartón que le habían regalado junto a un cojín y un recipiente con agua y la usaba como casa. Allí pasaba tardes enteras esperando recibir comida y alguna muestra de amor que le devolviera las esperanzas.

Buzu llevaba años en la calle y se protegía del frío en una pequeña caja de cartón que algún desconocido le regaló.

Sin embargo, anhelaba una familia y un hogar… Así que decidió seguir a los peatones para intentar llamar su atención.

Howl of a Dog

Con mucho esfuerzo intentaba hacerse amigo de los desconocidos -en especial de aquellos que tenían perro- pero la mayoría de la gente lo ignoraba o lo corrían a un lado, pese a que él los seguía de manera silenciosa.

Lo único que buscaba era cariño, pero todos lo evitaban porque estaba sucio y probablemente tenía parásitos o enfermedades.

Y esa falta de amor tenía al pequeño Buzu extremadamente deprimido.

Howl of a Dog

Pero un día, una trabajadora de una organización de rescate llamada «Howl of a Dog» se enteró que había un perrito callejero y fue a buscarlo. Sin que se diera cuenta, lo siguió a donde dormía y descubrió su terrible abandono. 

Rápidamente lo alimentó y lo acarició antes de llevarlo al refugio.

Howl of a Dog

Pero cuando lo rescataron, volvió a sentirse querido, pues lo bañaron y le hicieron un tratamiento para eliminar todas las pulgas que tenía. Además de solucionar un problema menor en la piel por haber estado mucho tiempo abandonado sin una higiene adecuada.

Aquí puedes ver parte de su emocionante rescate:

Ahora que ya está sano, pronto buscarán un hogar que lo cuide para siempre.

¡Larga vida a Buzu!

 

Puede interesarte