Por Diego Aspillaga
17 febrero, 2020

La mascota salió a hacer sus necesidades y regresó con un animal recién nacido en su hocico. Sus dueños no se tardaron en notar que era un osezno recién nacido y llamaron a un refugio que le consiguió una nueva madre.

Hacía mucho frío, su madre no estaba ninguna parte y su energía y calor corporal disminuían a un ritmo alarmante. Esta pequeña cría de oso, de apenas unos días de vida, había sido abandonado por razones desconocidos y parecía estar destinado a morir sin alcanzar a cumplir un mes de vida.

Para su suerte, el pequeño animalito fue encontrado por un alma bondadosa que se apiadó de él y lo llevó a su hogar para que recibiera ayuda y pudiera sobrevivir. Y su salvador no fue un voluntario de rescate animal ni un avezado excursionista que recorría las montañas, no.

Richard Vaughan

El que efectuó el rescate fue un tierno perro doméstico, una mascota que había salido a hacer sus necesidades y que no dudó en rescatar al animal abandonado y llevarlo a la casa de sus dueños para que lo ayudaran.

Richard Vaughan

Al ver a su perro con una cría de un animal desconocido en el hocico, y luego de comprobar que estaba vivo y que no era una cría de perro, los humanos, que viven en el estado de Washington, Estados Unidos, llevaron a la cría recién nacida al centro de vida salvaje Wildlife Centre of Virginia, donde confirmaron que era una cría de oso negro, que estaba desnutrido y que el perro había llegado justo a tiempo para salvarle la vida. 

Ahí, el dedicado equipo de rehabilitación lo puso en una incubadora y comenzó el proceso de realimentación. “¡Es un gran ejemplo de todos nosotros trabajando juntos para proporcionar lo que más necesita un animal salvaje!” dijo Amanda Nicholson, directora de divulgación en el Centro de Vida Silvestre, en una entrevista con Bored Panda.

“El 6 de febrero, una cría de oso negro fue admitida en el Wildlife Center. El osezno fue hallado cuando un perro familiar llevó al pequeño animal a su casa. Los dueños de casa no estaban seguros de donde había salido el osezno, por lo que llamaron al Departamento de Vida Salvaje, los que enviaron a un biólogo experto para transportar al animal a las instalaciones veterinarias“, escribieron desde el centro de cuidados animales.

Richard Vaughan

Afortunadamente, el oso bebé fue encontrado sano. “Es bastante común que recibamos animales salvajes que han sido recogidos por mascotas, pero es poco común que no estén heridos”. Lamentablemente, vemos una cantidad significativa de vida silvestre lesionada por gatos domésticos que deambulan libremente, y los perros a menudo también perturban los nidos de algunos animales salvajes que viven en el suelo”, dijo Nicholson.

El pequeño osito estuvo un par de días internado en el centro veterinario, donde le hicieron exámenes para asegurarse de que estuviera en buenas condiciones y lo alimentaron hasta que estuviera de vuelta a su peso normal. El pequeño había superado un gran obstáculo a una edad muy temprana, ahora estaba listo para regresar a lo salvaje con una nueva familia

Richard Vaughan

Y a menos de una semana de haber estado a punto de morir, el animalito ya encontró un nuevo hogar.

Richard Vaughan

Desde el Wildlife Center anunciaron con emoción que el osezno fue adoptado exitosamente por una osa salvaje que tenía dos crías más. Ahora el pequeño animal tiene una nueva madre y dos simpáticos hermanos con quienes jugar y crecer juntos, además de una bella memoria de un perrito- ángel guardián que lo salvó de la muerte.  

 

 

Puede interesarte