Por Daniela Morano
12 octubre, 2018

No todos se vuelven locos y odian el agua, algunos lo disfrutan tanto como bañarse en una piscina en pleno verano.

Cuando uno piensa en adoptar un perro, en general no lo piensa dos veces al elegir un cachorro por sobre uno adulto. En cuanto a apariencias, los pequeños resultan más tiernos que un perro ya crecido y más energéticos. Sin embargo esa energía es lo que los hace ser mucho trabajo, algo que no toda la gente es capaz de tolerar a largo plazo.

Si bien los perros mayores ya tienen sus mañas, no dejan de ser fieles acompañantes, ideales para alguien que no tiene el tiempo de domesticar desde cero a uno o que vive una vida más tranquila.

Un ejemplo es este perro que estaba más que feliz de recibir un merecido baño. A diferencia de un pequeño, este golden retriever se quedó quieto en su asiento disfrutando del agua sobre sus pelos en un caluroso día de verano. ¡Hasta se quedó dormido!

Claro, adoptar a un perro mayor significa que quizás tengan enfermedades por la edad y existan gastos extra para sus visitas al veterinario y medicamentos, pero es algo por lo que todos pasaremos en algún momento de nuestras vidas.

Lo especial de estos es que, estando en un hogar lleno de amor y cuidado, vivirán sus últimos y mejores días ahí. Especialmente porque muchos de ellos han sido abandonados en refugios donde no viven precisamente su mejor vida, rodeado de otros perros donde se transforman en un simple número más.

Además, es cosa de ver este video para comprobar que en realidad, todo perrito merece amor.

Puede interesarte