Por Luis Aranguren
7 septiembre, 2020

A pesar de que no les devolvieron el automóvil, tienen a su pequeño y es lo más importante.

Cualquier contacto que los humanos tengamos con una situación relacionada a la delincuencia es grave, nos llena de miedo y susto. Sentimientos que empeoran cuando un ser querido de nosotros está en peligro, sin importar su especie.

En una gasolinera de Brooklyn Center ocurrió un robo de automóvil el domingo, que lamentablemente resultó también con el robo del perro de esa familia quien estaba dentro del carro.

Facebook / Amy Swenson

Fueron momentos difíciles, pues no solo estaban expuestos al peligro sino que perdieron al mejor amigo de la familia. 

Pero no se preocupen porque esta historia no tiene un final trágico, todo gracias a una buena samaritana que lo encontró al sur de Minneapolis y lo devolvió. La dueña estaba ofreciendo una recompensa de mil dólares de la que aquel hombre no sabía y de la que decidió no aceptar ni un solo dólar.

Hasta el momento la policía sigue investigando el hecho y no ha obtenido respuesta alguna del automóvil, según Kare11.

Sin embargo, la familia se encuentra más aliviada, pues están todos completos en casa y el carro seguro se recupera luego. Cabe resaltar que el vehículo estaba desbloqueado en el estacionamiento, esto por seguridad del perro que estaba dentro.

No se imaginaban que unos asaltantes no perderían la oportunidad de llevárselo, junto a su querido perro por quien lloraban cuando lo recibieron.

Facebook / Amy Swenson

Esperemos que estos ladrones tomen consciencia de lo terrible de sus actos y sepan que no solo dañaron la economía de una familia, también los preocuparon. Es inimaginable para todos los que tenemos mascotas en casa, que nos las arrebaten sin poder hacer nada y sin saber cuándo podríamos volver a verlos.

Qué bueno que existan personas con la disposición de entregar a esos perros, se tomaron la molestia de dárselo a su familia y eso tiene mucho valor.

Facebook / Amy Swenson

Además no aceptaron nada de dinero, lo que habla de sus almas caritativas que tal vez imaginaron que pasaban por un mal momento. Comprar automóviles no es algo que todos pueden costear con tanta facilidad.

Ahora la familia está junta y feliz, esperemos que nada ni nadie los vuelva a separar nunca porque seguramente el pequeño perro también los extrañó mucho.

Puede interesarte