Por Lucas Rodríguez
23 noviembre, 2021

Entre ambos ya han acudido en más de diez ocasiones a donar sus fluidos para otros menos afortunados. Es el minino el más experimentado: incluso ronronea mientras realiza la transfusión.

Cuando escuchamos que una persona se encuentra internada en un hospital, la reacción normal de una persona sería preocuparse por ella. Preguntarse qué puede hacer al respecto y si hay alguna manera en la que puede ayudar. Esto es una de las cosas que nos caracteriza como especie: la capacidad de preocuparnos uno del otro y tomar cartas en el asunto. 

Pero si exploramos un poco, descubrimos que a pesar de que en muchas ocasiones, sus cerebros no son capaces de elaborar maneras de llevar ayuda, si las asistimos nosotros, nuestras propias mascotas están de lo más listas y preparadas para demostrar piedad por sus iguales. 

PA Real Life

Así es con Wesley y Spock, un gato y perro, respectivamente, que ya han sido condecorados como ‘héroes’.

PA Real Life

Esto se debe a que ambos han asistido para donar sangre a hospitales de mascotas en más de una ocasión. Mandie, su dueña, es quien los asiste, señalando que es especialmente Wesley quien toma el liderazgo de los procesos: 

“Wesley es muy bueno con las donaciones de sangre. Cuida del perro -especialmente cuando está asustado- y cuida de nuestro gato más joven, que esperamos que done cuando cumpla un año. Weasley se siente muy cómodo donando y ronronea tanto que hasta les cuesta oír los latidos de su corazón”

–Mandie para PA Real Life

PA Real Life

Todo comenzó cuando el gato llegó una noche a casa con una laceración en su pata trasera. Mandie lo llevó al veterinario, donde no solo lo sanaron, sino que también le contaron sobre el proceso de donación de sangre para mascotas. 

PA Real Life

Viendo que su gatito estaba bien, además de que era un espécimen fuerte y su herida no era grave, Mandie decidió probar con Wesley.

PA Real Life

Viendo lo bien que había resultado la experiencia con su gatito, Mandie decidió llevar en la próxima ocasión a su perro. En el caso de Spock, su perdiguero mezclado, la cosa fue aún más sencilla: debido a su tamaño y mayor fortaleza física, los perros se recuperan con aún mayor facilidad que los gatos de donar sangre: 

“Los equipos que lo hacen son absolutamente increíbles para mantener a los animales tranquilos. También son excelentes a la hora de tratar las preocupaciones del propietario, ya que a veces es como con los niños, cuando los padres están más preocupados que el niño”

–Mandie para PA Real Life

PA Real Life

Lo mejor es que cuando sus mascotas llegan a casa, algo agotadas por la donación, siempre pueden recurrir uno al otro. Son compañeros en su actividad heroica. 

 

 

Puede interesarte