Por Daniela Morano
11 enero, 2019

Había que mantener las apariencias.

Ya deben saber que entre perros y gatos, grandes amistades pueden surgir. No siempre se odian como a los humanos nos gusta creer, afirmando que sí o sí lucharán hasta la muerte si se encuentran o llegan a cruzar miradas. Maggie y Pumpkin son un perro y gato que originalmente no se llevaban muy bien.

Jordan Ireland, su dueña, siempre intenta pasar una buena cantidad de tiempo con ambos luego de que Maggie se uniera a la familia cuando ella se graduó de la secundaria. Pumpkin, su gato, no estaba muy contento de esta nueva adición a la familia.

Jordan Ireland
Jordan Ireland

«Se odiaban», le dijo a The Dodo.

Con el tiempo se hicieron amigos, se divertían juntos y jugaban. «Normalmente se perseguían de un lado a otro en los pasillos y de arriba a abajo en las escaleras».

Ireland sabía que ahora eran cercanos, pero no esperaba que fuesen tan cercanos como pudo presenciar hace unos días.

«¿Acaba mi gato de acariciar a mi perro? ¿Y mi gato abrazó a mi perro?».

En el video, Maggie parece acariciar a su hermana con su pata y Pumpkin con su propia pata le da un medio abrazo. Ireland compartió el video en Twitter, donde se hizo viral, pero no termina ahí.

https://www.instagram.com/p/BsD5ktilTSk/

Unos días después los encontró lamiéndose para limpiarse mutuamente e incluso durmiendo juntos sobre un sofá.

«Son como mejores amigos y han crecido juntos, así que con frecuencia hacen estas cosas. Yo sólo tuve la suerte de grabarlos en el momento justo».

Puede interesarte