Por Alejandro Basulto
23 noviembre, 2020

Los canes Kenai y Kono cumplieron a cabalidad con sus respectivos papeles como jirafa y cebra.

Kenai y Kono son dos golden retriever muy especiales. Porque no solo como muchos otros perros, destacan por lo amigables, cariñosos y leales que son con sus dueños y cercanos. Y tampoco es que particularmente destaquen por las cualidades propias de su raza, como es su amor hacia los niños, lo multifacéticos que son y sus habilidades en natación. Tienen todo eso, pero además, cuentan con características únicas que les hacen protagonizar escenas muy adorables y difíciles de olvidar.

Kono in Orlando / Facebook

Ambos canes viven en Florida con sus dueños, Mandi y Jeremy Johnson, quien son entrenadores de perros profesionales, lo que explicaría lo especiales que son Kenai y Kono. Porque no solo han crecido con mucho cariño, sino que también, han sido los mejores y más cercanos discípulos de Mandi y Jeremy.

Son los perros que más se han visto beneficiados con las enseñanzas de estos humanos. Adquiriendo de esta manera, habilidades únicas, como la actuación.

Kono in Orlando / Facebook

Capacidad para interpretar diferentes papeles, que Jeremy Johnson necesitó al momento de querer anunciar la llegada de Malia, su primera hija. Una dulce bebé que tendría el mejor recibimiento posible. Debido a que Jeremy para hacer todo más memorable, se le ocurrió recrear una de las escenas más icónicas de la película “El Rey León”, que es en la que Rafiki, el primate consejero del rey Mufasa, presenta al cachorro de este gran león frente a todos los demás animales.

“La recreación del ‘Rey León’ es algo que siempre quisimos probar una vez que tuviéramos un hijo, ¡así que esta era nuestra oportunidad! (…) Y los perros siempre son buenos actores, ¡así que funcionó muy bien!”

– dijo Jeremy Johnson a The Dodo.

Fue así, como la presentación de Malia transcurrió con su papá disfrazado de Rafiki y sosteniéndola en brazos, mientras que al frente de ellos, les miraban atentamente los perros Kenai y Kono, quienes se encontraban disfrazados de una jirafa y una cebra, respectivamente. Cumplieron a cabalidad con su papel como los fieles admiradores de la cachorra recién nacida. Y no solo para esa interpretación, debido a que el resto de los días se han mostrado sumamente cariñosos y atentos con la hija de su dueño. “¡Ella ya los ama tanto!”, declaró Jeremy, agradecido por tener unos canes tan confiables y habilidosos.

Puede interesarte