Por Macarena Faunes
7 octubre, 2019

A pesar de las largas filas que se generan, los canes esperan alegres y ansiosos la porción de alimento que les va a tocar. Mueven sus colitas de felicidad, ya que tendrán algo para comer.

Alimentar a los animales callejeros es una de las mejores cosas que podemos hacer por ellos. Que no tengan un dueño propio no significa que deban morirse de hambre. Necesitamos de iniciativas más grandes para combatir la hambruna a nivel mundial, como esta.

La Policía Nacional del Perú (PNP) instaló dos contenedores de comida para perros en el exterior de la comisaría de Monterrey, en la ciudad de Huaraz. Decenas de perros del barrio hacen largas filas para obtener un bocadillo. No les importa si hace calor o frío, mueven sus colitas felices de saber que tendrán algo para comer.

Facebook ABC Noticias-Ica

La idea surgió cuando los funcionarios se dieron cuenta de la gran cantidad de canes sin hogar que vivían en el sector. Algunos de ellos les daban un poco de sus almuerzos para saciar un poco el apetito de estos amigos, pero necesitaban una ayuda más grande.

Pixabay

Con tubos de PVC y materiales reciclados, los voluntarios crearon un dispensador que contiene croquetas para perritos dentro. Son atendidos por un policía que verifica que cada uno reciba una porción racionada. Todos tienen derecho a recibir partes iguales. 

Pixabay

La noble iniciativa fue difundida a través del Facebook ABC Noticias-Ica, generando la admiración del público.“La policía de Monterrey (Huaraz) ha decidido poner comida para animalitos abandonados. Los perritos hacen cola para comer», contaron.

Pixabay

La fotografía muestra a cuatro perros haciendo una fila, mientras un funcionario les entrega la comida que pasa en un tubo de PVC. Algunos aguardan sentados, mientras que otros saborean las exquisiteces que se les regalaron.

Pixabay

Dado a su éxito, se espera replicar pronto este dispositivo para el agua. Mantenerlos hidratados es tan importante como su nutrición.

Pixabay

«Excelente labor», «una noble iniciativa hacia estos perritos»,»los canes están felices por su comida», fueron algunos de los comentarios que recibió

Ayudar a los animales sin hogar debe ser una prioridad en nuestras vidas. Ellos no tienen la culpa de no haber encontrado a un humano que esté a la altura de cuidarlos. La idea de la institución es una de la mejores que he visto en mi vida. Ojalá que todos los países de Latinoamérica y el mundo hagan lo mismo.

 

Puede interesarte