Por Daniela Morano
12 abril, 2019

Más que asustado, el pit bull estaba muy molesto de no poder continuar su cacería.

Rocky el pit bull corría feliz afuera de su casa en Carolina del Norte una noche cuando vio a una zarigüeya. Como buen perro, su primer instinto fue perseguirla, aunque en medio de la noche no siempre es posible ver con claridad qué es lo que uno está siguiendo. De repente la zarigüeya se escondió en una cañería y Rocky intentó atraparla ahí, sin pensar considerar que sus tamaños eran bastante distintos.

Rocky quedó muy, muy atrapado.

Su dueño menos mal se dio cuenta de inmediato y contactó a Control Animal para pedirles ayuda. Los oficiales llegaron para analizar la situación y así decidir si sería necesario llamar a alguien más por ayuda, lo cual era fue necesario después de todo.

Eric Jones

Llamaron a Claremont Rescue y formaron un equipo que debió investigar con atención el sector para asegurarse de que no le harían daño a Rocky al intentar salvarlo. Confirmaron su ubicación dentro de la cañería de 30 metros y el oficial Eric Jones le comentó a The Dodo que “la mitad de su cuerpo estaba atrapado”.

Pero Rocky no parecía para nada asustado, más bien molesto por no haber podido atrapar a su enemiga.

Eric Jones
Eric Jones

El equipo cavó y cavó hasta que Rocky por fin quedó en libertad y muy emocionado de poder moverse otra vez. “Estaba muy contento cuando nos vio, corría y se orinaba por todos lados como agradeciéndonos. Es un perro muy lindo”, comentó Jones.

Eric Jones
Eric Jones

Y por supuesto que su dueño estaba más que contento de tenerlo de regreso en casa, sano y a salvo.

Puede interesarte