Por Lucas Rodríguez
11 septiembre, 2020

Perturbar la existencia de los animales salvajes para solo tenerlos de mascota es una de las cosas más horribles que hacemos las personas. Propuestas como la de Perú es lo que se debería estar haciendo en todas partes.

Hay muchos argumentos para señalas que las personas hemos conseguido transformarnos en una fuerza del bien en lo que respecta a estar a cargo del planeta y el cuidado de sus ecosistemas. Es cierto que cualquier otro simio quizás  no tendría la capacidad para contaminar al nivel que lo hacemos nosotros, pero al mismo tiempo, quizás no tendría la capacidad para darse cuenta de sus errores y hacer algo al respecto. Esa es siempre la dualidad que tenemos las personas: somos tan buenos para arruinar las cosas, como para repararlas. 

Unsplash

Por esto es que en varios lugares del mundo, instituciones que luchan por la protección de los animales salvajes, así como las personas que componen los gobiernos que simpatizan con ellos, intentan avanzar proyectos que consigan defender a los animales y sus hábitats. Algunos lugares tienen más premura por sacar adelante estos proyectos que otros.

Unsplash

Y algunos, como Perú, están haciendo noticias internacionales debido a una ley que debería cambiar las reglas del juego drásticamente. Alberto de Belaúnde, militante del Partido Morado, presentó el proyecto de ley número 6051-2020. Detrás de esos número descansa un motivo noble: dar una pena más dura a quienes participan de la caza y venta ilegal de animales salvajes. 

Unsplash

Este nuevo proyecto viene a modificar el artículo 3 de la Ley N° 30077 contra el crimen organizado, consiguiendo que se tipifique al tráfico de animales salvajes como parte de esta categoría criminal bastante alta y grave. Su elaboración contó con el respaldo y asesoría de Wildlife Conservation Society (WCS ) y Oceana Perú.

Las bandas que operan en el tráfico de vida silvestre tienen redes similares y el mismo modus operandi que las de otros delitos de crimen organizado. Pero las autoridades que las enfrentan, lo hacen con las herramientas de delitos comunes. Hay que recategorizar este delito como lo que es, para enfrentarlo con la contundencia necesaria.

–Alberto de Belaúnde, citado por La República.pe

Unsplash

El argumento de que el crimen contra la vida salvaje opera con las mismas características que otros ámbitos del crimen organizado, es un punto completamente válido. No nos sorprendería que en un par de días estemos reporteando la aprobación absoluta de la ley.

Pinterest: Treehugger.com

Un proyecto como este debería sentar un precedente para el resto de la región. Para acabar con el crimen contra los que no pueden defenderse, es necesario reforzar los aspectos legales desde todos su ámbitos. Uno de los más importantes, es endurecer las penas, al punto de que ya no sea un negocio atractivo para estas desalmadas personas. 

Puede interesarte