Por Cristofer García
5 enero, 2021

“Lo levanté y estaba súper tranquilo, súper dócil, como si entendiera, ‘bien, estos chicos van a tratar de ayudarme'”, comentó Bransen Jackson.

Al ver un animal en peligro lo correcto siempre es intentar echarle una mano. Así lo demostró este pescador en Panguitch Lake en el condado de Garfield, Utah, Estados Unidos, cuando no dudó en ayudar a un cervatillo que se encontraba en en medio de un lago congelado, sin poder volver a tierra firme.

El pequeño ciervo, debido a sus pezuñas, no podía dar pasos sobre el hielo y sus patas se resbalaban cada vez que intentaba levantarse, por lo cual le era imposible salir de ahí por sí mismo. Además, corría el riesgo de que la capa de hielo se rompiera y cayera la agua helada.

Bransen Jackson

Fue en ese momento cuando Bransen Jackson, quien se encontraba en un viaje de pesca, actuó de inmediato para salvar la vida del animal. Jackson logró cargar al cervatillo entre sus brazos, llevarlo a la tierra y dejarlo libre, mientras su compañero lo registró todo en su teléfono móvil.

Bransen Jackson

“Miré hacia allí y entrecerré los ojos, (y dije) ‘¡Amigo, eso es un ciervo!’ ¡Tenemos que ir a salvarlo, por supuesto!”, dijo Jackson, en declaraciones a 2News.

“Poco a poco comenzamos a acercarnos hacia allí, en un momento dado, su bota atravesó una grieta en el hielo. Así que era muy delgada, pero yo estaba como ‘no podemos dejar que este ciervo se quede allí'”, agregó.

Bransen Jackson

Era una situación complicada, pero sabía que debía ir hasta allá por él. “Lo levanté y estaba súper tranquilo, súper dócil, como si entendiera, ‘bien, estos chicos van a tratar de ayudarme’. Recogí el ciervo y (el hielo) se rompió un poco, y dije ‘Oh, Dios mío’, así que me apresuré y me fui a la orilla y esperaba lo mejor”, comentó.

Bransen Jackson

“Honestamente, esperaba levantarlo y recibir una patada y comenzaría a agitarse y enloquecer, pero era tan dócil (…) Fue tan genial, sabes, que no había nada que lo sostuviera allí y no estaba golpeando y podías simplemente acariciarlo, era súper tranquilo, así que era como un perro grande, era genial“, agregó.

Con suerte el animal fue liberado sin ningún daño.

Puede interesarte