Por Luis Aranguren
17 marzo, 2020

Si al pisarlas gritas, ahora piensa en lo que sufren los peces al comerlas.

Sin importar tu edad es probable que en algún momento de tu vida hayas tenido Legos, esos pequeños cubos armables con los que hacías grandes construcciones en casa. El problema es cuando crecemos, suelen ser desechados con facilidad y no sabemos de qué modo son eliminados y mucho menos donde terminan.

Pues lamentablemente suelen terminar dentro de del mar, transformándose de un juguete divertido a un trozo de plástico contaminante y que coloca en peligro la vida de miles de peces.

Lego

El problema empeora al saber cuando tarda dentro de los océanos para desintegrarse, más de mil 300 años aproximadamente según los científicos. Suficiente para que jueguen con ellos más de 50 generaciones de tu familia.

Esto se supo gracias a un estudio de la Universidad de Plymouth al estudiar bloques de Lego abandonados y que terminaban en las costas del sudoeste en Reino Unido. Está claro que estos siguen siendo los juguetes favoritos de todos los niños del mundo, pero según el Environmental Pollution se debería tomar conciencia sobre el desecho de estos.

«Está específicamente diseñado para que se juegue con ellos y se manoseen, por lo que puede que no sea tan sorprendente que, a pesar de permanecer en el mar durante décadas, no se hayan estropeado demasiado. Sin embargo, su durabilidad nos ha sorprendido incluso a nosotros”.

-Dr. Andrew Turner, responsable del estudio

Para poder llegar a esta conclusión, realizaron diversas pruebas en  diferentes piezas de lego recolectadas por diez años y de ese modo poder sacar una conclusión sobre el proceso de descomposición. Así quedó como uno de los más lento del mundo, por lo que invitaron a las personas en ser más responsables al momento de deshacerse de estos.

Enviromental Pollution

“Las piezas con las que experimentamos se habían erosionado y decolorado, con algunas de sus estructuras rotas o muy fragmentadas, sugiriendo que, al igual que las piezas pueden mantenerse intactas, también pueden romperse en micropartículas”.

-Dr. Andrew Turner

No debemos permitir que una gran fuente de creatividad se transforme en un problema para el medio ambiente. Es algo significativo de nuestra infancia y si lo reusamos y reciclamos seguramente su impacto será mucho menor, lo importante es tener conciencia sobre nuestro impacto en el mundo.

Lego

Sabemos que al terminar en el océano no solo contaminan al desprender micropartículas, además afecta directamente a la fauna marina. Esto se debe a que las comen al pensar que es comida y posteriormente les causa la muerte.

Planeta Verde

Así que haz que el proceso de aprendizaje de tus hijos no solo termine afectando la vida de otros seres, que se transforme en verdad en educación y conciencia del entorno.

Puede interesarte